Toros

Sánchez Mejías y la Generación del 27

Luis García Montero, Carlos Marzal o Miguel Ángel Perera reflexionarán sobre las conexiones entre el toreo y la poesía

El diestro extremeño Miguel Ángel Perera
El diestro extremeño Miguel Ángel Perera

Luis García Montero, Carlos Marzal o Miguel Ángel Perera reflexionarán sobre las conexiones entre el toreo y la poesía

Ignacio Sánchez Mejías fue uno de los mecenas de la Generación del 27. El diestro sevillano impulsó y apoyó económicamente el acto en el Ateneo de Sevilla en conmemoración del tricentenario de la muerte de Luis de Góngora que sirvió de acta fundacional para un grupo de poetas que querían manifestar su rebeldía a la Academia y crear un lenguaje nuevo. Sánchez Mejías alternó con «Joselito» y «Belmonte» en la Edad de Oro del toreo, y se fue adentrando en la Edad de Plata taurina hasta que una tarde de agosto de 1934 lo mató un toro en Manzanares cuando lo esperaba sentado en el estribo para ponerle un par de banderillas.

Con su muerte llegó el mito. El del torero que siguiendo el perfecto ideal de «Castiglione» supo armonizar las armas –muleta y espada– y las letras. El «Llanto» de Federico García Lorca lo convirtió en inmortal y su figura trascendió los ruedos. La elegía del poeta granadino, que murió sólo dos años más tarde, es probablemente la más profunda de cuantas se han escrito. La elegía es, en esencia, la del «Llanto por Ignacio Sánchez Mejías» aunque Lope llorara magistralmente a su hijo Carlos Félix y Miguel Hernández a Ramón Sijé. El octosílabo «a las cinco de la tarde» repiquetea aún hoy como una campana fúnebre.

La relación de Sánchez Mejías con los miembros de la Generación del 27 fue intensa. El torero sevillano se adentró en el periodismo protagonizando alguna sonada polémica en «El Heraldo de Madrid». Además escribió obras de teatro como «Sinrazón», influida por las teorías de Freud que estaban empezando a empapar a los poetas de la nueva generación–; y una novela –«La amargura del triunfo»– que reconstruyó posteriormente el profesor y crítico taurino Andrés Amorós.

Todas estas conexiones de ida y vuelta entre el toreo y la poesía las analizará el IX Seminario que realiza la Cátedra Ignacio Sánchez Mejías en colaboración con la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y que lleva por título «La tauromaquia y la Generación del 27, una propuesta histórica y actual desde la cultura». El miércoles 25 el poeta Luis García Montero ofrecerá una conferencia sobre la poética del «Llanto por Ignacio Sánchez Mejías», mientras que una mesa redonda compuesta por el catedrático de Literatura Rogelio Reyes, el poeta y premio nacional de Poesía Carlos Marzal y el periodista Juan José Téllez analizará la vigencia de las propuestas vanguardistas. El acto lo moderará el profesor de la Facultad de Comunicación Juan Carlos Gil, director de de la Cátedra.

El jueves 26 particiarán en otra mesa redonda Mariano Pascal, miembro de la Comisión Taurina de la Casa de Misericordia de Pamplona, el empresario taurino e impulsor de la corrida Pinzoniana Jorge Buendía, y el gestor de la plaza de Campo Pequenho de Lisboa Rui Bento. Esta mesa que lleva por título «La tauromaquia como fiesta total» la conducirá el periodista Emilio Trigo. Ese mismo día los toreros Miguel Ángel Perera, triunfador de la feria de otoño de Madrid; Ginés Marín, triunfador de San Isidro; y el rejoneador Diego Ventura, participarán en un coloquio moderado por la periodista Elena Salamanca.

En la clausura de las jornadas participará el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, y el teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, Santiago León. Todas las conferencias tendrán lugar en el Salón de Carteles de la Maestranza.