Susana Díaz se rebela contra «separatistas» y «separadores»

Susana Díaz, Pere Navarro y Nuria Martín, ayer en Hospitalet
Susana Díaz, Pere Navarro y Nuria Martín, ayer en Hospitalet

En una plaza en la que no hace tantos años Felipe González jaleaba a los socialistas de Cataluña, aterrizó ayer Susana Díaz. Era la primera vez que la presidenta de la Junta de Andalucía protagonizaba un acto político en Cataluña y ni ella ni el PSC, en proceso de reinvención tras hacer las paces con el PSOE a costa de desatender al sector catalanista, dejaron ningún detalle al azar. Eligieron L'Hospitalet, si no el último, uno de los últimos bastiones de los socialistas en Cataluña.

La «capital» del cinturón rojo, que creció con los andaluces que en el siglo pasado llegaron para trabajar en Cataluña, vive ahora una de las batallas más descaradas entre defensores y detractores de la consulta. Artur Mas dijo que si lograba sumar al Baix Llobregat al bando soberanista, tenía la consulta ganada. Pero la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín, le plantó cara con una campaña en contra de la independencia. Ayer Díaz apeló al corazón de las 600 personas que asistieron al mitin. Censuró que en una eventual consulta se obligue a los andaluces que llegaron hace años a Cataluña a elegir entre dos identidades. «Llegasteis aquí hace años y vuestro hijos son catalanes. ¿Qué les vamos a decir ahora, que sus padres son extranjeros?», cuestionó. Y el auditorio aplaudió.

Díaz que vino a echar un capote al primer secretario del PSC, Pere Navarro, desgranó el proyecto territorial socialista. No avala el plan de Mas, pero tampoco son el PP. La andaluza se rebeló contra los «separatistas» y los «separadores», contra Artur Mas y Mariano Rajoy que están trabajando para propiciar un choque de trenes.

Los socialistas saben que si quieren reconquistar La Moncloa necesitan construir un discurso territorial que cale entre la ciudadanía. Díaz defendió la reforma de la Constitución «para que todos nos sintamos a gusto», un modelo federal que garantice la igualdad de los ciudadanos «vivan donde vivan», pero respetando la «singularidad» de cada territorio.

Los socialistas apuestan por que España y Cataluña sigan juntas, aunque la misma Díaz reconoce que en cuestión territorial el PSOE ha cometido errores, que el sistema de financiación no es el correcto porque hay unas comunidades que están mal financiadas o que hubo problemas en el desarrollo del Estatut. Pese a las dificultades, instó a Mas, con quien se reunirá hoy, a apechugar y gobernar, como ha hecho la izquierda en Andalucía, que cumplirá el déficit «protegiendo a quienes más lo necesitan», manteniendo, por ejemplo, las ayudas para las becas comedor.

Aunque el PSOE se ha dado una tregua en la carrera de las primarias hasta las europeas, Díaz saca pecho ante Rubalcaba.

Reunión hoy con Mas y conferencia en el Foro Barcelona

La presidenta autonómica se reunirá hoy con su homólogo catalán, Artur Mas. Es el acto más mediático de la agenda de estos dos días de visita a Cataluña. Sobre todo, después de que Díaz haya dicho reiteradamente que no ve otro camino posible que no sea el de Cataluña dentro de España. A mediodía participará en el Foro Barcelona Tribuna-El valor de la palabra. La presidenta, que será presentada por el abogado Miquel Roca, expondrá la ponencia «España-Cataluña, una convivencia necesaria».