Un «aprobado de despacho» en un instituto de Granada acaba con nueve investigados

Un juzgado abre diligencias tras una denuncia de APIA por prevaricación, falsedad documental e injurias contra una profesora

La consejera de Educación, Sonia Gaya, presentó a principios de año un portal sobre buenas prácticas educativas (Foto: Manuel Olmedo)

Un juzgado abre diligencias tras una denuncia de APIA por prevaricación, falsedad documental e injurias contra una profesora

Si la confianza se rompe, las consecuencias se imponen. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Santa Fe, en Granada, ha incoado diligencias previas para investigar un «aprobado de despacho» en Inglés. El registro judicial de esta historia arranca con una denuncia de la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA), por los presuntos delitos de prevaricación, falsedad en documento oficial e injurias, que se habrían cometido entre los meses de septiembre a diciembre de 2017. La organización sindical decidió actuar a partir de detectar una «modificación, presuntamente prevaricadora, de la calificación de la prueba extraordinaria de septiembre de una alumna del IES Montevives» del municipio granadino de Las Gabias. Su profesora la suspendió pero fue aprobada luego, «según todos los indicios, por orden del director del instituto, prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legal establecido para la revisión de las calificaciones finales», de acuerdo a la versión trasladada al juzgado por APIA. Para maniobrar hasta lograr el cambio de nota habría contado con «la colaboración de la secretaria del centro», quien habría sido la encargada, presuntamente, de trocarla en el acta oficial de evaluación sin que los padres de la alumna pidieran revisar la calificación y sin que, por tanto, exista una resolución «del departamento didáctico en que pudiera fundamentarse», avisó el sindicato. La profesora afectada trasladó los hechos al jefe del servicio de Inspección de Granada, quien dio «por bueno», a la luz de la denuncia, un informe del inspector de referencia en el que se apuntaba a la corrección de todo lo actuado. A ello se añadió que el secretario general provincial rechazó un escrito de la docente y que APIA acusó al director del IES de armar «una serie de documentos espurios de contenido inveraz a fin de intentar justificarse 'in extremis', aprovechando la ocasión para que dos profesores del departamento y los padres de la alumna vertieran» en ellos «una sarta de injurias y calumnias» contra la docente. Todos ellos, nueve en total, están ahora siendo investigados y se les tomará declaración en calidad de tales, según consta en el auto del juzgado fechado el pasado 21 de septiembre y consultado por LA RAZÓN, al presentar sus acciones «características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal».

Reclaman documentos del cambio en Inglés

El juzgado ha pedido a la delegación de la Consejería de Educación de la Junta en Granada una copia del informe elaborado por el inspector de referencia del IES Montevives. Ha reclamado además diversa documentación al centro educativo que incluye una reproducción del escrito que en teoría se presentó para demandar la revisión de la calificación final de la alumna en Inglés, o el acta de la reunión del departamento de esa asignatura que debió llevarse a cabo para examinarla y realizar el correspondiente informe que debió emitirse al respecto.