Zoido a Griñán: «A ver si va a resultar que usted, si no habla de mí, no es nadie»

El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, ayer en la Cámara autonómica
El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, ayer en la Cámara autonómica

SEVILLA- Extrañamente los casos ERE y Bárcenas pasaron de largo ayer en el cuerpo a cuerpo parlamentario entre el presidente de la Junta y el líder de la oposición. La Operación Heracles que puso en marcha a finales de marzo la juez Alaya –y que se saldó con más de una veintena de detenidos– reactivó un escándalo que acumula más de dos años de instrucción judicial. Alaya ya ha señalado en un auto que esta operación, centrada en averiguar el reparto ilícito de comisiones, es un «punto y seguido» y que por tanto habrá nuevos capítulos. Pero hasta que esto ocurra hay cierta tregua parlamentaria.

El caso ERE sólo salió al paso para parafrasear Zoido una crítica de Griñán. «Usted me ha dicho que no soy nada sin el caso de los ERE. A ver si va a resultar que es usted el que no es nadie si no habla de mí».

La crítica de Zoido causó división de opiniones. Risa y palmoteo en la bancada socialista y asentimiento en los escaños populares. Aunque, ciertamente, no todos los diputados del PP estaban de acuerdo con la fortuna de la expresión. Algunos barones provinciales con el gesto decían más que de palabra. Pero con el gesto decían bastante.

Sobre todo porque Zoido le puso la réplica en bandeja al presidente de la Junta. «Pienso poco en usted, entre otras cosas porque he oído que no quiere ser candidato a la Junta de Andalucía».

Así se refería Griñán a una reciente entrevista en la cadena SER, en la que Zoido dijo que, entre ser candidato al a Junta y al Ayuntamiento de Sevilla, se decantaba por lo segundo.

La declaración, en plena Feria de Abril, levantó polvareda, aunque la dirección del partido ha vuelto a cerrarse en banda: el debate sobre la candidatura no toca.

No obstante, el cronograma oficial del PP pasa por tener a finales de junio elegidos todos los cabeza de cartel a los ayuntamientos. Si se cumple este propósito, puede que la polvareda vuelva a arreciar cerca del verano. No hay que olvidar, por otra parte, que es el presidente de la Junta el que tiene la facultad exclusiva de convocar elecciones cuando considere oportuno. Y esa facultad ata a Zoido de pies y manos. Le obliga a elegir.

Ya son parte del paisaje parlamentario las chicanas entre el líder de la oposición y el presidente de la Junta sobre quién gana o pierde elecciones. Es rara la sesión de control que escapa el tópico. A Griñán le escuece no haber ganado aún ningunos comicios. La misma sal echaba en la herida Chaves para referirse al «tetracandidato» Javier Arenas. «El día que quiera saber cómo se ganan unas elecciones, me llama y yo se lo explico», le espetó Zoido al presidente andaluz. «Son una oposición desconcertada y desconcertante», le dijo antes Griñán.