Zoido: «El Ayuntamiento es una sucursal de la Junta»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, se mostró ayer «preocupado» por que haya empresas públicas sin gerentes, como es el caso de Lipasam, Emasesa y Mercasevilla, y criticó que «se busque a militantes del partido en lugar de buscar a buenos gestores, prescindiendo de profesionales». Además, lamentó que se nombren «cargos innecesarios», mencionando el puesto de director de Relaciones Institucionales en Tussam, Antonio Gómez, -y adelantado ayer por este diario- algo que considera que supone «dilapidar» el dinero.

«Se habla de que los gerentes cobrarán 60.000 euros pero después se contratan a otras personas, nombrando dos cargos en vez de uno, como ha pasado en Tussam, que ha contratado a un militante del PSOE como director de Relaciones Institucionales y que cobrará 55.000 euros», dijo Zoido en Radio Sevilla. El popular considera que Espadas es, «en cierta medida, como una sucursal de la Junta de Andalucía». Además, señala que en esta empresa «tuvieron que cambiar los requisitos de los estatutos para nombrarlo gerente porque carecía de titulación, sino el ser militante del PSOE».

Militantes en empresas locales

«Parece que están pagando favores. El Ayuntamiento no puede ser ni sucursal de la Junta ni estar al servicio del PSOE», sentenció, incidiendo en que debe primar «la titulación, la capacidad y profesionalización, como han demostrado los gerentes que ha habido en estos cuatro años».

Frente a estas declaraciones, el portavoz del Gobierno, Antonio Muñoz, afirmó que «si a Zoido le hubieran preocupado las empresas municipales, el servicio público que prestan y los cientos de empleos que hay detrás, no habría entrado en la dinámica de sueldos de 100.000, 120.000 y 150.000 euros para las empresas públicas».

El PSOE le recuerda su etapa

A su juicio, «resulta llamativo la contraposición de esos sueldos durante la gestión de Zoido y el progresivo desmantelamiento de las estructuras y del trabajo que realizaban» estas empresas municipales, como ha sido el caso «de Emvisesa, que pasó de ser la empresa modelo de la vivienda en España a no construir ni una sola de las 4.000 viviendas que comprometió y a convertirse en la empresa pública de los desahucios».

Bajo su punto de vista, Zoido «no encuentra respuestas que expliquen los 60.000 votos y la alcaldía que perdió», debido a «la carencia de un trabajo riguroso, y de un presupuesto en el que primasen las soluciones a los problemas reales de los sevillanos».