Cabildo y Ayuntamiento de León finalizan en tablas su debate de «Las Cantaderas»

La tradicional ceremonia del «Foro u Oferta» fue el acto central de unas lluviosas fiestas de San Froilán

Tradicional celebración del «Foro u Oferta» con la participación de las Cantaderas
Tradicional celebración del «Foro u Oferta» con la participación de las Cantaderas

Ayuntamiento de León y Cabildo catedralicio protagonizaron un debate dialéctico en la tradicional ceremonia del «Foro u Oferta», también conocida como «Las Cantaderas». Este acto, fue el acontecimiento central de las fiestas de San Froilán que se celebran estos días en la capital leonesa. Ambas partes discutieron, sin acuerdo, el carácter voluntario u obligatorio, como sostiene el capitular, de la ofrenda que cada año el pueblo realiza a la Virgen por su intercesión en la victoria cristiana en la Batalla de Clavijo (844).

La lluvia se convirtió en protagonista, ya que obligó a desplazar la celebración del acto del patio del claustro a su interior, donde fue menor que otros años la afluencia de público que se dio cita. Peores fueron las consecuencias para el desfile de pendones, que precisamente, como consecuencia de las condiciones climatológicas tuvo que suspenderse pocos minutos antes de su comienzo para evitar daños en las enseñas.

La síndica municipal, que en esta ocasión fue la concejala de Cultura, Patrimonio y Turismo, Margarita Torres, se dirigió al capitular catedralicio, don Primo Lucio como el «Cristiano Ronaldo en esta Champios League» dadas las muchas ocasiones en las que ha defendido al Cabildo en esta cita. Torres pidió «ser más originales» y ataviada con un pañuelo rojo al cuello puso en duda la veracidad del contenido de algunos de los documentos que hacen alusión a estos hechos. «Nos meten alguna col entre tanta lechuga», declaró en su primera intervención. La síndica hizo entrega al Cabildo de un cáliz de chocolate «para que no se pongan pelusones» y con el fin de que «endulcen el ánimo» porque recordó que el cáliz original se encuentra «en otros sitio», así como dos bolsas de billetes en alusión a los 2,5 euros que se entregarían como tributo para liberar a las doncellas y que procedían de las arcas municipales «con el permiso del concejal de Hacienda, Agustín Rajoy», además de algunos documentos acreditativos de estos hechos. Igualmente, Torres defendió que el pueblo asiste a este acto de forma voluntaria y no como una obligación.

Por su parte, el capitular catedralicio, Primo Lucio, apostilló que el pueblo «silenciosamente» ha cumplido un año más con esta obligación, lo que pone de manifiesto que se trata de eso, un foro, y aunque elogió el discurso «brillante» de Margarita Torres y sus «habilidades musicales», insistió en que los leoneses son «recios y tienen tesón» y cumplen «con valentía» sus obligaciones, como cada año.

Según la leyenda, las doncellas que iban a ser entregadas al rey Ramiro I prefirieron cortarse la mano antes de ser regaladas, momento a partir del cual se decidió negar para siempre el tributo, lo que condujo a una batalla ante las tropas de Abderramán II, al que se derrotó gracias a la ayuda del santo Santiago.

En agradecimiento por esta victoria, el pueblo de León realizó una ofrenda al Cabildo catedralicio, que va acompañada por Las Cantaderas, una vez liberadas de ser enviadas como tributo.