Literatura

Eduardo Fraile halla, desde la sencillez, su voz definitiva en «Perlas ensangrentadas»

El autor vallisoletano cierra con este último poemario su serie de siete libros iniciada en 2007

El poeta Eduardo Fraile atiene a LA RAZÓN para presentar su último libro
El poeta Eduardo Fraile atiene a LA RAZÓN para presentar su último libro

«A través de esta serie y en los últimos poemarios he encontrado mi voz definitiva, más confidencial, directa y desnuda a la vez que profunda, sencilla y transparente». Así lo afirma el poeta Eduardo Fraile, que once años después de haber iniciado la serie de poemarios «Apuntes del natural», conformada por siete libros, llega a su fin con «Perlas ensangrentadas», donde una vez más, rememora los últimos embates de su infancia, donde alegrías y melancolías se mezclan por igual.

Y en esa búsqueda del tiempo, yendo hacia delante y hacia detrás e inspirándose en el suicidio de una modelo, Lucy Gordon, de la que había visto una película suya el día anterior «Las muñecas rusas», surgió este nuevo libro al que ha querido bautizar con «perlas ensangrentadas», también en homenaje a aquella canción de la movida creada por Nacho Berlanga y Nacho Canut y que haría universal Alaska y Dinarama.

Más directo y sencillo

Una voz que se inició en el año 2001 con «Quien mató a Kennedy», al que le seguirían «La chica de la bolsa de peces de colores», «Y de mí se decir...», «Ícaro & Co», «Retrato de la soledad» e «In memoriam», donde Fraile cambia de registro con un lenguaje que él mismo define a LA RAZÓN como «más directo y accesible al público en general». «Eran prosas en poemas, temas de mi infancia».

Tres infancias, como él mismo recuerda, donde ha encontrado tres filones para sus posteriores trabajos, la madrileña, la vallisoletana, y la de niño rural en la localidad vallisoletana de Castrodeza. Editado por la propia editorial que él mismo dirige, Tansonville, la edición no puede ser más atractiva. Al ser en formato grande, sin pliegos son coser y sujetos con un hilo de bramante, con una sugestiva portada a cargo de Africa Bayón «Bulgarcia», «Perlas ensangrentadas» hace una mirada a aquellos veranos del jovencísimo Fraile en Castrodeza, donde rememora el final de la infancia, marcado por una accidente de trafico que sufrió al ser atropellado por un camión de la cerveza. «Es el final de una etapa, la muerte de la abuela, el final del paraíso de la niñez, la entrada en un mundo donde imperan otras preocupaciones». «Es una melancolía gozosa que he podido recuperar a través de esas llaves de oro que me han abierto la memoria», señala Fraile que se congratula de haber podido a «la sencillez en sus poemas», algo de lo que se encuentra plenamente «satisfecho» y que señala que van a caracterizar sus libros sucesivos. «Por el camino de la sencillez he hallado mi voz», afirma