El alcalde de Ávila agradece el Papa la concesión del Jubileo Teresiano y le invita a visitar la ciudad

El Santo Padre recibe en Ciudad del Vaticano a una delegación abulense encabezada por José Luis Rivas

El alcalde de Ávila, José Luis Rivas, hace entrega al Papa Francisco de algunos obsequios como agradecimiento
El alcalde de Ávila, José Luis Rivas, hace entrega al Papa Francisco de algunos obsequios como agradecimiento

Una experiencia personal única e inolvidable. Y una jornada especial para los abulenses.

Así calificaba el alcalde de Ávila, José Luis Rivas, el encuentro que mantenía en Ciudad del Vaticano con el Papa Francisco, a quien transmitía el agradecimiento de los abulenses por haberles concedido el Año Jubilar Teresiano así como la la gran participación y repercusión que esta celebración tuvo en toda la provincia.

El primer edil encabezaba una delegación en la que estaban presentes también el nuevo obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, y el emérito, Jesús García Burillo, además del prior del Convento de Carmelitas de La Santa en Ávila y coordinador para esta Orden del Año Jubilar, padre David Jiménez Herrero, y los tenientes de alcalde Héctor Palencia y Patricia Rodríguez.

Durante la audiencia, José Luis Rivas le hizo llegar al Santo Padre la memoria resumen de todas las actividades que se han llevado a cabo a la ciudad con motivo de la conmemoración religiosa, dos cartas escritas por las monjas carmelitas del monasterio de La Encarnación y de San José varios obsequios. Entre ellos, dos azulejos con la imagen de Santa Teresa de Jesús y de la ciudad de Ávila, nuevos productos turísticos promovidos por el área de Turismo del Ayuntamiento de Ávila que se pueden encontrar en el Centro de Recepción de Visitantes, y que según el alcalde de Ávila fueron acogidos con gran receptividad y entusiasmo por parte del Romano Pontífice. Asimismo, José Luis Rivas destacaba el «cariño» y la «cercanía» que el también obispo de Roma ha mostrado con toda la delegación abulense, y el tiempo que les dedicó. Por todo ello, el alcalde abulense y el nuevo prelado de Ávila aprovechaban el encuentro para invitar al Papa Francisco a visitar la ciudad.

Vocaciones sacerdotales

Por su parte, Monseñor Gil Tamayo señalaba que durante la audiencia que mantuvo momentos antes del encuentro con la delegación abulense, el Sumo Pontífice les animó también tanto a él como al mitrado emérito Jesús García Burillo, a que ayuden a promover vocaciones sacerdotales, uno de los problemas que más acucian a la Iglesia Católica actualmente en España, en general, y en Castilla y León, en particular.

Unas vocaciones que el papa extendía también a la vida contemplativa, según Gil Tamayo, por lo que les conminaba a trasladar ese mensaje a las carmelitas tanto del monasterio de La Encarnación como del convento de San José, y que «pidan al Señor esta generosidad».

El obispo de Ávila, Gil Tamayo, destacaba también que durante el encuentro, el Santo Padre «se ha alegrado mucho de vernos y nos ha agradecido que vengamos». Y respecto a una posible visita del Papa a la ciudad amurallada, Gil Tamayo aseguraba que no ha cerrado la puerta a esta posibilidad y que se ha reído con confianza.