El Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra se suma al homenaje a Santa Teresa

El Cuerpo de Intendencia homenajea a su patrona Santa Teresa con una parada militar en Ávila
El Cuerpo de Intendencia homenajea a su patrona Santa Teresa con una parada militar en Ávila

El Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra celebraba en la Plaza del Mercado Grande de Ávila el cierre del I Centenario del patronazgo de Santa Teresa de Jesús. Bajo la presidencia del Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), Jaime Domínguez Buj, se organizaba una concurrida parada militar en la que cientos de abulenses se echaron a la calle para arropar a los militares, a pesar del intenso frío de la mañana abulense.

Bajo la atenta mirada de la «Palomilla», autoridades civiles, militares y religiosas, además de los vecinos de Ávila, contemplaban el desfile, justo antes de la llegada de la bandera y de la entrada del JEME a la Plaza.

La imposición de condecoraciones (la Real Orden de San Hermenegildo y la Cruz del Mérito Militar) precedían al reconocimiento a los fallecidos en acto de servicio (que arrancaban los aplausos espontáneos del respetuoso público allí reunido) así como el nombramiento del Intendente de Honor, el título que el Cuerpo de Intendencia concede como agradecimiento a aquellas personas, instituciones o entidades que demuestran disciplina, tenacidad y espíritu de sacrificio.

En esta ocasión, la Hermandad de la Santa Vera Cruz de Cádiz ha sido la elegida para recibir tal distinción.

Tras este momento llegaba el turno a la alocución preperada por el General Director de Asuntos Económicos e Inspector del Cuerpo de Intendencia, Antonio Budiño, que en un discurso «en clave de agradecimiento», tenía, en primer lugar, un recuerdo para los abulenses, siempre implicados con Intendencia a pesar, incluso, del cierre de la Academia.

Budiño, quien también hacía un guiño a los soldados del Regimiento de Infantería que aportaron «tradición, solemnidad y marcialidad al acto», finalizaba sus palabras hablando de las «renovación de nuestro compromiso de verenación a la Santa».

El momento más emotivo del acto se producía casi al final, con el homenaje a los que dieron su vida por España. Para ellos, la corona de laurel, una salva y un «La muerte no es el final» entonado a coro por todos los compañeros. La parada finalizaba con la despedida de la bandera y un nuevo espectacular desfile ante el entusiasmo de los asistentes.