El Gobierno Herrera destina casi 56 millones a la creación de 8.000 empleos

Se apoyará en las entidades locales y beneficiará a desempleados mayores de 55 años

El presidente Juan Vicente Herrera conversa con el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, en las Cortes de Castilla y León
El presidente Juan Vicente Herrera conversa con el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, en las Cortes de Castilla y León

Más de 8.000 personas que se encuentran ahora mismo desempleadas serán las beneficiadas del Plan de Empleo Local puesto en marcha por el Gobierno Herrera. Preferiblemente mayores de 55 años. Para ello, la Consejería de Empleo se apoyará una vez en las entidades locales, tales como ayuntamientos y diputaciones provinciales.

Con el objetivo prioritario de mejorar la empleabilidad e inserción en el mercado laboral de este sector de la población castellano y leonesa, la Junta destina casi 56 millones de euros para crear empleos de calidad.

Además, con carácter general los contratos serán de jornada completa y con una duración de 180 días. Esto permite optar a prestaciones o subsidios posteriores de no encontrar los beneficiarios otro empleo tras estos trabajos.

Asimismo, algunas líneas prevén periodos de contratación de un año para aquellas personas mayores con más dificultad para encontrar un puesto de trabajo.

Al tratarse de un «colectivo especialmente vulnerable», según un comunicado del Ejecutivo autonómico, se realizarán contratos de doce meses que generarán cuatro más de prestación por desempleo, lo que tiene como fin «contribuir a crear una mejor jubilación». Por ello, se subvencionarán 20.000 euros por cada contrato realizado.

Por otro lado, el Plan de Empleo Local cuenta con una línea cuyo objetivo es financiar los planes de empleo de las diputaciones y la contratación de trabajadores para obras y servicios de interés social.

La Junta tampoco se olvida de aquellos con más necesidades, por lo que fomentará los contratos de personas perceptoras de la Renta Garantizada de Ciudadanía y de jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, que pasarán a trabajar en los municipios de más de 20.000 habitantes durante al menos seis meses.

Finalmente, se apoyará la contratación de trabajadores agrarios para paliar su situación de desempleo en aquellos periodos en los que las recogidas de la cosecha estén más parados.