El Gobierno Herrera llevará su red de alta velocidad a todas las escuelas e institutos

Para ello instalará dos grandes «routers» de prestaciones avanzadas en León y en Valladolid

Para ello instalará dos grandes «routers» de prestaciones avanzadas en León y en Valladolid.

Castilla y León da los últimos pasos para completar sus 1.355 kilómetros de fibra óptica que permitirán llevar Internet de alta velocidad a todos los colegios de la Comunidad.

El anillo castellano y leonés de fibra, que dispone de once nudos y nueve repetidores de señal, está a punto de poner en servicio dos grandes «routers», que se ubicarán en León y Valladolid para evitar que la Región se quede aislada ante un fallo de cualquiera de los equipos.

La Red de Ciencia y Tecnología de Castilla y León, que gestiona desde hace casi un año el Supercomputador «Calendula», ha multiplicado por diez la velocidad de conexión entre los campus universitarios periféricos y centrales, pues las conexiones de los de Zamora, Ávila y Béjar con Salamanca; las de Palencia, Segovia y Soria con Valladolid y la de Ponferrada con León se realizan ahora con circuitos de diez gigabit por segundo (Gb/seg).

De esta forma, los equipos de la Red autonómica pueden operar simultáneamente 80 circuitos de alta velocidad por cada par de fibras, con un ancho de banda utilizable de 800 Gb/seg, lo que supone una velocidad equivalente a 8.000 líneas ADSL de diez megas.

Esta capacidad le permite afrontar el reto de dotar de acceso a Internet de alta velocidad a todos los centros de Primaria y Secundaria de la Comunidad, que suman un total de 1.410 sedes -851 en municipios de menos de 5.000 habitantes-.

Para ello, la Junta llevará a cabo este proyecto con la sociedad Red.es, que invertirá 39,61 millones de euros, a los que se sumará otra aportación superior a los diez del Gobierno autonómico, con el objetivo de que el proyecto esté finalizado antes de que termine el año. La Comunidad sufragará, a partir del momento en que todos los centros estén conectados, el coste del servicio de banda ancha ultrarrápida, hasta un importe máximo anual de 2,04 millones de euros.

Otra de las ventajas que tendrá este proyecto para los centros educativos es el acceso a los servicios avanzados que presta RedIRIS, la red académica y de investigación española que incluye a más de 450 instituciones, entre ellas todas las universidades españolas, tanto pública como privadas, y a los organismos públicos de investigación.