En octubre arrancará la gestión clínica en 15 unidades para reforzar la calidad sanitaria

Antonio Sáez Aguado apuesta por este «cambio cultural» de modelo que beneficiará a profesionales y pacientes

El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, participa en la jornada para presentar cuatro modelos de gestión clínica
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, participa en la jornada para presentar cuatro modelos de gestión clínica

Un cambio de modelo, que apuesta por la eficiencia y para que los profesionales tengan una mayor capacidad de decisión e incidencia en su trabajo. Y todo ello, para redundar en la mejor atención al paciente. Un cambio de dinámica defendido por la Consejería de Sanidad y que se plasmará con la puesta en marcha de 15 unidades de gestión clínica a partir del próximo mes de octubre en Castilla y León, como señalaba el consejero, Antonio Sáez Aguado, quien presentaba, en una jornada de trabajo, cuatro de estas unidades y los pasos que ya han dado para que sean operativas en apenas tres meses.

Mejora de resultados, a través de la rebaja en las listas de espera tanto para las intervenciones como para las consultas y que abre la posibilidad de incentivos, aunque no de índole económica al menos durante el primer año. Un modelo que requiere liderazgo y compromiso de los trabajadores -aunque no están obligados a participar en el proyecto- pero que según los responsables hará más flexible el trabajo, adaptándose a las necesidades del paciente y de su entrorno

De momento serán quince las unidades que se pondrán en marcha, quince hospitalarias y cuatro referidas a la Atención Primaria y que son las siguientes: Anatomía Patolñogica (Gerencia Integrada de Ávila); Unidad de Raquis (Hospital de León); Neumología y Psiquiatría y Salud Mental (Hospital de El Bierzo): Cirugía Torácica y Cardilogía (Hospital de Salamanca); EAP San Esteban de Gormaz y Enfermería Bloque Quirúrgico y Esterilización y Radiología (Gerencia Integrada de Soria); Unidad de Salud Bucodental y EAP Peñafiel (Valladolid Este); Urología y Cardiología (Clínico Universitario Valladolid); EAP Casa del Barco (Gerencia integrada de Valladolid Oeste) y Psiquiatría y Salud Mental (Gerencia integrada de Zamora).

Sáez Aguado también anunció que se han presentado otros proyectos, pero que «están poco maduros» y «no era conveniente ponerlos en marcha». «Se trata de una iniciativa viva y los profesionales no tienen que tener temor», resaltaba el consejero al ofercerles más autonomía y una «cesión de poder».

En esta jornada se presentaron cuatro de las unidades de gestión clínica que se pondrán en marcha en breve. La primera de ellas la relativa a la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental, en Zamora. El jefe del Servicio de Psiquiatría, Manuel Franco, detalló que cuentan ya con una «lista cero» para los casos más graves y que se ha reducido en un 80 por ciento en los úiltimos años las estancias e ingresos voluntarios. Por ello, se refirió a un modelo adaptado al territorio, con una atención personalizada de los pacientes en pisos revisados o en sus propios domicilios.

Sobre la Unidad de Gestión Clínica del Bloque Quirúrgico de Enfermería y Esteriización del Complejo Asistencial de Soria habló la jefa de Enferemría Francisca Chico, de un proyecto en el que trabajan 32 enfermeras y 15 técnicos y que ya ha sido reconocido con varios premios a nivel europeo, como el sello de excelencia 500+. Un modelo que ha supuesto la rebaja en solo 33 días en las listas de espera además de la aplicación del sistema de verificación Check-list en los quirófanos.

Sobre el trabajo en las zonas rurales y el proyecto a poner en marcha en Peñafiel, habló el doctor José Luis Almudí, quien apostó por ser «la puerta de entrada al sistema»- «Necesitamos dignificar el papel de la Atención Primaria» indicó, a la vez que apostó por mejorar la atención a los pacientes buscando un menor coste social, profesional y familiar.

Por último, el jefe de Cardiología del Complejo Asistencial de Salamanca, Pedro Luis Sánchez, se refirió al modelo que se quiere poner en marcha en el centro salmantino, y que de momento no cuenta con el apoyo de todo el personal. Por ello, apostó por motivar al profesional. «Es difícil para nosotros retener el talento», y apuntó a rentabilizar la tecnología con la que cuentan.