Herrera anima a poner en marcha proyectos personales, familiares y de trabajo de futuro

El presidente entrega los Premios Castilla y León con un llamamiento a reforzar los valores humanos y sociales a pesar de las dificultades

El líder socialista Luis Tudanca saluda a Faustino Temprano, de la UGT, en presencia de Demetrio Madrid y Virginia Barcones
El líder socialista Luis Tudanca saluda a Faustino Temprano, de la UGT, en presencia de Demetrio Madrid y Virginia Barcones

El presidente entrega los Premios Castilla y León con un llamamiento a reforzar los valores humanos y sociales a pesar de las dificultades

El Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid acogió, un año más, la ceremonia de los Premios Castilla y León. En un acto sencillo, austero y con mucho protagonismo de Miguel de Cervantes, coincidiendo con el IV Centenario de su muerte, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, animó a los castellanos y leoneses a poner en marcha «en una tierra en la que merece la pena vivir y luchar por el presente», proyectos «personales, familiares y de trabajo de futuro». También hizo un llamamiento a reforzar los valores humanos y sociales a pesar de las dificultades que todavía pasa España.

El jefe del Ejecutivo autonómico apostó por «una Comunidad magnífica que nos debe seguir guiando. Como marco de convivencia en libertad y democracia. Que respeta como riqueza lo que nos diferencia y fortalece, siempre lo que nos une. Que reivindica lo cercano para ser útil a las personas y a las familias. Orgullosa de su historia, su cultura, su identidad y sus valores, desde los que queremos aportar nuestra contribución al proyecto común español». Y en ese empeño de crear una Comunidad magnífica, el presidente puso como ejemplo a los galardonados con los Premios Castilla y León 2015. Unas personas, que según Herrera, «adquieren la categoría de ejemplares las vidas y obras, por la aportación que cada uno de ellos representa. Y en particular, de los valores que se centran en el hombre, la tierra, la voluntad y la creación. Son Luis Díaz González de Viana, en la categoría de las Ciencias Sociales y Humanidades; Arcadio Pardo Rodríguez y Luis López Álvarez, Premio de las Letras; Águeda de la Pisa Prieto de la Cal, de las Artes; Carlos Soria Fontán, de los Deportes; Juan Carlos Pastor Jimeno, de Investigación Científica y Técnica e Innovación; y Grupo Siro, Premio de Valores Humanos y Sociales.

Una vez más el presidente apostó por la unión, diálogo y trabajo para aportar la estabilidad que la sociedad demanda, y para dar respuesta a nuestros grandes problemas económicos, sociales o demográficos.

Asimismo, reiteró su «convicción» de que nuestra Comunidad «tiene los recursos, la capacidad y la oportunidad para seguir creciendo y mejorando. Para afrontar con coraje sus problemas, retos y desafíos. Para aprovechar todos sus valores y recursos. Para ocupar un lugar propio en España, en Europa y en el mundo. Y que ello dependa mucho de nuestra voluntad, ambición y esfuerzo».

Aunque, Herrera no se quiso olvidar, en un día tan importante, en «esos tantos y tantos paisanos que, sencillamente, no están para muchas fiestas, porque siguen sin encontrar el trabajo que buscan, y que les permitiría desarrollar con seguridad su proyecto vital».

También, se refirió «a los que corren el riesgo de perder el empleo que tienen, como consecuencia de los efectos que aún persisten de la crisis, de duras reestructuraciones, o de frías deslocalizaciones, así como de las que, por estas causas, se encuentran de lleno o al borde de la exclusión social». Con todos estos castellanos y leoneses, el presidente se comprometió a seguir trabajando «por y para solucionar esos problemas». Además, indicó que el objetivo es «favorecer un crecimiento económico estable que permita ofrecer a la Región más y mejores oportunidades de empleo, especialmente a los jóvenes». Herrera afirmó que el esfuerzo de las instituciones va encaminado a «garantizar la calidad y equidad de nuestros grandes servicios públicos, también en nuestro amplio medio rural». «En fin», añadió el presidente, «para construir una Comunidad mejor, más activa, más justa y más solidaria. Es decir, más fuerte».

Por último, el jefe del Ejecutivo autonómico explicó, que en estos momentos convulsos que se viven en nuestros país, «no se entiende Castilla y León sin España. Una España que desde luego es plural y diversa y que gracias a nuestro actual modelo de convivencia no exige adhesiones inquebrantables, ni obliga a elegir entre identidades que son perfectamente compatibles».

Un espacio de creatividad colectiva

El escritor leonés Luis López Álvarez, que compartió el Premio de las Letras con Arcadio Pardo, habló en nombre los galardonados y señaló que «raros son los lugares en Europa que se perpetúan en el tiempo como espacios de creatividad colectiva y uno de ellos es Castilla y León». Asimismo, afirmó que desde los tiempos «más remotos» la historia de la humanidad se ha desarrollado entre vicisitudes de toda índole como «guerras, revoluciones, movimientos telúricos o cataclismos cósmicos». Además, el escritor aseguró que todo ello hizo que algunas culturas desaparecieran «sin dejar rastro», mientras otras surgieron para «fecundarse mutuamente». Además, López Álvarez agradeció al Gobierno Herrera que haya tenido «a bien honrarnos en el día de hoy con los prestigiosos galardones en las diferentes modalidades».