Herrera renueva su compromiso con la Sanidad pero defiende retoques «justos»

El presidente apuesta por que «el modelo de éxito» avance y sea «proactivo, eficiente y sostenido»

El presidente Herrera se dirige a los asistentes a la presentación de la Estrategia de Atención al Paciente Crónico
El presidente Herrera se dirige a los asistentes a la presentación de la Estrategia de Atención al Paciente Crónico

Compromiso inequívoco con el actual sistema de Sanidad. Público, universal, financiado con presupuestos públicos y con gestión pública de recursos. El presidente de la Junta trazó este dibujo sobre el futuro en la prestación de servicios relacionados con la salud ante cientos de representantes del mundo sanitario castellano y leonés. Ante ellos definió el actual modelo como «de éxito», aunque recalcó que los cambios organizativos propiciados en esta legislatura desembocarán en un avance que hará de la Sanidad un ámbito «más proactivo, eficiente y sostenible». El presidente se expresó así durante el acto de presentación de la Estrategia de Atención al Paciente Crónico en la Comunidad. Una cita que le permitió agradecer los esfuerzos de profesionales y de los ciudadanos ante «medidas dolorosas que causan sacrificio y quebranto», en alusión a los recortes llevados a cabo en los últimos doce meses.

El presidente aludió a unas medidas que, señaló, «han sido adoptadas con un criterio claro: que fueran justas y no afectaran al núcleo esencial de la Sanidad pública». En este contexto, fue contundente al manifestar que «no hemos reducido derechos, cerrado centros ni eliminado prestaciones». Al contrario, dijo, «mantenemos la misma atención, con la misma intensidad, calidad y profesionalidad».

Por ello, Juan Vicente Herrera habló de la «austeridad selectiva» de la Junta, que se sustancia en que Sacyl gestiona este año el 44 por ciento de todos los recursos no financieros de las consejerías, y que puede seguir funcionando en niveles económicos similares a los de 2009 -frente al común de la administración autonómica, cuyo presupuesto se ha retrotraído al 2005-, gracias a que en época de bonanza se contrató a 7.000 profesionales, se amplió la cartera de servicios y se desarrolló un ambicioso plan de infraestructuras sanitarias entre 2002 y 2010.

Herrera señaló que «la necesidad de un ajuste presupuestario no es fruto de la discreción política, sino una imposición de la realidad». En este punto se refirió a tres espacios de reforma llevados a cabo por la administración regional: el Plan en Gestión de la Calidad y Seguridad del Paciente, el borrador del decreto regulador de la Gestión Clínica y esta Estrategia de Atención al Paciente Crónico de Castilla y León.

La Estrategia, que se extiende hasta 2016, beneficiará a 1,14 millones de personas, de las que 170.000 -en torno al 15 por ciento- son pacientes de alto riesgo, y 57.000 de ellos -más del 5 por ciento- presentan «alta complejidad».

Herrera recordó que los pacientes crónicos, copan el 80 por ciento de las consultas médicas, el 60 por ciento de los ingresos hospitalarios y el 33 por ciento de las urgencias. Además, representan el 70 por ciento de toda la actividad asistencial y el 80 por ciento del consumo de recursos. Dadas esas «cifras apabullantes» y ante el cambio de modelo que pretende propiciar la Junta, «el más importante en los servicios de salud de los últimos 30 o 40 años», Juan Vicente Herrera apostó por enfocarlo hacia el logro de una mayor continuidad e integración entre niveles asistenciales -Atención Primaria, Especializada y Servicios Sociales-, un aumento de la implicación de pacientes y personal sanitario.