Herrera une fuerzas con otros territorios de la UE en busca de alternativas al carbón

Castilla y León se adhiere hoy a la Plataforma de Regiones Carboneras en Transición, para encontrar juntos opciones a la minería, en términos de actividad económica y de empleo

El presidente Herrera preside junto a Pilar del Olmo uno de los foros para el futuro del carbón y las cuencas mineras
El presidente Herrera preside junto a Pilar del Olmo uno de los foros para el futuro del carbón y las cuencas mineras

El Gobierno popular de Castilla y León sigue creyendo que la minería del carbón tiene futuro y apuesta por mantener un volumen de producción adecuado de este mineral autóctono que a su vez permita que la generación térmica con este tipo de combustible tenga al menos el 4 por ciento en el mix energético español.

Pero para ello, la Junta considera que antes hay que garantizar una minería competitiva en los mercados internacionales y que las centrales térmicas se adecúen a los nuevos requisitos medioambientales en materia emisiones.

Pero el Gobierno Herrera es consciente, también, de que en 2019 sólo subsistirá la minería que sea competitiva, según la directiva europea, y que este hecho afectará a las explotaciones que se encuentran operativas en nuestra Comunidad.

Y ante este panorama, la Región está buscando aliados con otros territorios de la Europa de la Unión en busca de alternativas a la minería en términos de actividad económica y empleo para dar un futuro a los habitantes de las cuencas mineras, dependientes del carbón. Por este motivo, Castilla y León se ha adherido a la Plataforma de Regiones Carboneras en Transición, una iniciativa que se presenta hoy en la localidad francesa de Estrasburgo, donde el Gobierno Herrera, representado por el director general de Energía y Minas, Ricardo González Mantero, tratará que el paso hacia el nuevo modelo energético que se avecina en Europa, promovido por las instituciones comunitarias, sea justo y equitativo para las personas que viven y trabajen en municipios mineros.

El objetivo de esta plataforma, se centra en unir fuerzas con otros territorios de la UE para encontrar alternativas a la minería en términos de actividad económica y empleo, según apuntan fuentes de la Junta. El proyecto ya se presentó hace algo más de un año por la Comisión y supuso el punto de partida para las posteriores disposiciones legislativas que debe aprobar el Consejo Europeo. La idea se centra en dar respuesta a la progresiva reducción de la actividad extractiva derivada de una directiva, que sólo permite que subsista la minería competitiva a partir de 2019. La nueva plataforma representa a todos los territorios de la UE donde la minería del carbón sigue considerándose un motor económico. Su objetivo es facilitar la identificación, el desarrollo y la implantación de proyectos que contribuyan a una transformación económica viable de estas zonas, facilitando el intercambio de información sobre fondos y programas.

A su vez, la Plataforma apuesta por el diálogo sobre el marco político y normativo necesario, el conocimiento de buenas prácticas, para incentivar su aplicación y, en definitiva, el aprendizaje mutuo. Entre sus metas figuran, asimismo, la promoción del debate sobre las políticas necesarias a largo plazo y la financiación para aplicarlas. La Comisión Europea, por su parte, trata de ayudar a las regiones afectadas a identificar, desarrollar e implementar proyectos que impulsan cambios económicos y tecnológicos viables de las cuencas mineras.

El carbón se explota en once países y 42 regiones europeas. Es el combustible fósil más abundante en la UE y una importante fuente de actividad económica para esos territorios.

De hecho, da empleo a alrededor de 240.000 personas, de las que 180.000 trabajan en la extracción de carbón y lignito y las 60.000 restantes en centrales eléctricas alimentadas con ese mineral.