Jóvenes cineastas de Castilla y León dan el salto a los canales internacionales

Rodrigo Cortés encabeza la hornada de realizadores que convencen por su talento

Rodrigo Cortés durante la presentación de «Luces Rojas» con Robert de Niro entre sus protagonistas

El cine con origen en Castilla y León, a pesar de la recesión económica, está en su mejor momento. Cada vez son más los directores castellanos y leoneses que gozan de la oportunidad, gracias a su buen hacer y a unos cortos magistrales, de ponerse detrás de las cámaras para realizar sus primeros largometrajes y contando con actores de relevancia. Y eso hace que el cine de aquí, al igual que el español, se esté colando con mayor asiduidad en los mercados internacionales.

Y si alguien abandera esa generación de jóvenes directores, ese no es otro que Rodrigo Cortés. Con sólo tres largometrajes dirigidos se ha convertido en uno de los principales puntales del cine actual. Con «Concursante» se dio a conocer, pero fue «Buried» (Enterrado), el que le abrió las puertas con grandes críticas en los medios estadounidenses. Su última propuesta, «Luces rojas» ha contado con la presencia de Robert de Niro y Sigourney Weaver.

El segoviano David Pinillos es una de las firmes promesas del panorama nacional. Dedicado al mundo cinematográfico desde hace doce años, dio el salto a la realización en 2010 presentando su ópera prima «Bon apettit», protagonizada por Unax Ugalde y que le valió el Premio Goya al mejor director novel de la edición de 2010. Este año está nominado también pero al Mejor Montaje por «Invasor».

También de Salamanca es el realizar Gabriel Velázquez, que debutó con el cineasta leonés Chema de la Peña con «Sud Expréss» en 2006 y que en 2008, ya en solitario presentaba «Amateurs» y la más reciente «Iceberg», una obra, como el propio autor define como «minimalista, contemplativa y con una mirada especial sobre el mundo de la adolescencia». Actualmente rueda «Ártico», basada en el folk y las tradiciones de Salamanca.

Y otra autora que ha estrenado película este año ha sido la también salmantina Isabel Ocampo. Después de su corto «Miente» que consiguió un total de 43 premios en distintos festivales y conseguir por ello el Goya, este año estrenaba «Evelyn», un drama sobre la prostitución y un alegato contra la trata de mujeres.

Pero también Castilla y León atesora buenos documentalistas, como es el caso del vallisoletano Ramón Margareto, Premio Goya en 2010 con su «Memoria del Cine de Provincias» y que su nueva realización «Salamandra y Salamandros» se presenta a seis candidaturas en la nueva edición, o la segoviana Lidia Martín Merino con «Godot aprieta, pero no ahoga», presentado en la anterior Seminci. Y la cantera viene pisando fuerte: Juan Rodríguez Briso, Carlos Álvarez o David Martín Porras.

La gran sorpresa de las «Aventuras de Tadeo Jones»

Ha sido sin ninguna duda la gran sorpresa del año. Una película de animación, dirigida por el director vallisoletano Enrique Gato, que se ha encumbrado como la segunda producción española más vista en 2012 y con más de 17 millones de euros recaudados. «Las aventuras de Tadeo Jones», las peripecias de un albañil metido a aventurero arqueólogo, al estilo de Indiana Jones, ha cautivado a los más pequeños. Con un presupuesto más que ajustado y aplicando las tecnologías más avanzadas, Tadeo Jones ha dado el salto del corto al largo con un éxito sin precedentes. La película de animación está nominada a cinco Premios Goya en la convocatoria de este año.