La Iglesia de Valladolid se financia por sí misma en un 80 por ciento

Jesús García, Luis Argüello y José María Conde, ayer en Valladolid
Jesús García, Luis Argüello y José María Conde, ayer en Valladolid

El pasado fin de semana los socialistas aprobaban en su cónclave ideológico la derogación de los acuerdos con la Santa Sede para eliminar, entre otras cosas, la casilla de la Iglesia en la Renta y conseguir su 'vieja aspiración' de que la Iglesia Católica se autofinancie con las aportaciones de los fieles. Sobre este siempre polémico asunto, el vicario de la Diócesis de Valladolid, Luis Argüello, responde que la Iglesia en Valladolid se autofinancia en un 80 por ciento con recursos propios -una cifra que puede extrapolarse al resto de Diócesis españolas, decía-, pero también con las aportaciones de fieles y rentas del patrimonio, con las que ha multiplicado su ayuda a los desfavorecidos. Y pone como ejemplo los siete millones de euros que se recaudan cada año a través de aportaciones bancarias de la gente y del tradicional cestillo de las misas.

La Diócesis vallisoletana, que integra 305 parroquias, maneja quince millones de euros al año, según los datos aportados ayer por el vicario, pero tan sólo tres millones proceden de la asignación tributaria de la Renta, lo que supone un 20% del presupuesto. «Un dinero que -insiste Argüello- se recauda gracias a la voluntariedad ciudadana y que cada uno es libre de marcar o no la 'X'». El vicario defiende que se pueda aportar a la dimensión espiritual de la vida y deja en el aire que otros ámbitos como el cine o el deporte, e incluso instituciones como los partidos políticos o los sindicatos no se someten a esta prueba cada año.

Con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de contribuir al mantenimiento de la Iglesia, y especialmente en estos tiempos de crisis, mañana se celebra el Día de la Iglesia Diocesana.