La sequía obliga a limitar los recursos de agua para todos los usos en la Región

El Gobierno de España aprueba un Real Decreto para la Cuenca del Duero, que establece como prioridad absoluta el abastecimiento de la población

El bajo nivel de agua en el embalse de Bárcena del Bierzo (León) muestra el Puente del Camino Real de Carlos III
El bajo nivel de agua en el embalse de Bárcena del Bierzo (León) muestra el Puente del Camino Real de Carlos III

La sequía obliga a limitar los recursos de agua para todos los usos en Castilla y León. El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente inició el trámite de información pública del Real Decreto de sequía para la Cuenca del Duero, que se podrá consultar en la página web de la institución.

La sequía obliga a limitar los recursos de agua para todos los usos en Castilla y León. El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente inició el trámite de información pública del Real Decreto de sequía para la Cuenca del Duero, que se podrá consultar en la página web de la institución.

Esta medida se adopta como consecuencia de la escasez de precipitaciones y del descenso de los recursos hídricos embalsados, que «han provocado que el estado global de la Cuenca del Duero se encuentre en situación de alerta tras cuatro informes mensuales negativos elaborados por las Conferencias Hidrográficas, el último del 4 de abril».

De acuerdo con el estado actual de los indicadores establecido por el Plan de Sequía, se dan las circunstancias para que el Gobierno tramite la aprobación de un Real Decreto que posibilite la adopción de medidas estraordinarias de gestión para distribuir los recursos hídricos existentes.

Así, mediante diversas restricciones que afectarán por igual a los distintos usos, se mantiene la prioridad absoluta que la Ley establece para el abastecimiento de la población.

En la Cuenca del Duero, adicionalmente, el Real Decreto permitirá el reparto equilibrado de los recursos hídircos disponibles como consecuencia de la situación de sequía estraordinaria.

Actualmente, la reserva de agua embalsada en la Cuenca del Duero es de un 55,2 por ciento, 36 puntos por debajo del estado en el que se encontraba el año pasado, cuando los embalses se encontraban al 91,2 por ciento.

Tomando el periodo de referencia de los últimos seis meses, el valor medio de precipitación acumulada estaría en un porcentaje del 61 por ciento con respecto a los valores normales de la serie histórica referenciada el periodo 1981-2010.

Es decir, se ha dado, de media, una disminución de lluvias acumuladas en este periodo de tiempo para las zonas geográficas de la cuenca hidrográfica del Duero del 39 por ciento, lo que preocupa, sobre todo, al campo.