La tenista abulense Paula Arias, a la cabeza del joven deporte europeo

La joven tenista abulense, Paula Arias, espera una pelota, durante un partido reciente
La joven tenista abulense, Paula Arias, espera una pelota, durante un partido reciente

Acaba de regresar de Estados Unidos, donde ha competido en un Máster Internacional para menores de catorce años, que se celebra en Miami. Es una de las firmes promesas del deporte castellano y leonés, pero también del español y el europeo. Su paso por el certamen de Florida, en el que ha superado la primera ronda, lo demuestra. A esa cita sólo acuden las grandes de su edad. Y es que, la abulense Paula Arias es una chica de trece años poco usual. Su día a día se resume en acudir a clase por las mañanas al Instituto Isabel de Castilla, en Ávila, entrenar duramente por las tardes en Valladolid o Madrid tres días a la semana y regresar a casa donde completa los deberes y descansa. Su jornada está planificada las 24 horas. «Lo llevo bastante bien -reconoce-, porque en los estudios me están ayudando mucho mis compañeros y mis profesores, lo que me facilita las cosas».

En los dos últimos años, Paula ha visitado media Europa además de los Estados Unidos, dada su proyección como tenista. Un hecho que a sus compañeros de clase y amigos sorprende. «Les cuento los lugares a donde voy a disputar torneos y donde entreno. Se asombran, pero siempre que necesito ayuda con los deberes atrasados y las tareas, me apoyan, al igual que todo el profesorado. Cuando falto no me ponen pegas, con el compromiso de que yo tengo que cumplir con lo que me exigen, pero en otros centros no sé si tendría tanto respaldo», reconoce.

Media vida en la pista

Paula empezó a pulir golpes de raqueta, con seis años, por imitación. Su hermano Javier, cuatro mayor que ella, le puso sobre la pista. Nunca mejor dicho. La alumna superó a su maestro. Y eso que, no es fácil llegar a la cima del deporte desde una ciudad como Ávila, porque «necesitamos más instalaciones». Por su potencial, esta joven tenista abulense es seguida por muchos ojeadores y, algo poco habitual para su edad, ya cuenta con patrocinadores comerciales, como la potente marca deportiva Nike, lo que le abre muchas puertas.

Fue descubierta con vistas a despuntar por José Luis Corujo, de la Federación Castellano y Leonesa de Tenis, con quien entrena en Valladolid, aunque quien le llevó por la senda de los triunfos fue su paisano Fernando Montero, un técnico con las ideas claras, que supo extraer lo mejor de una figura en ciernes, como también ha hecho Javier Pérez, con quien se cita dos veces por semana en Madrid para depurar técnica.

Pero, como ella remarca, no es una tenista al uso en nuestro país. Para empezar, por su modo de jugar. Por su agresividad bien medida en la pista y su manera de mover la pelota sobre el terreno. «Mi ídolo deportivo es Roger Federer, aunque también me gusta mucho Nadal», asegura, demostrando que sabe el terreno que pisa. Algo que justifica apuntando que «su manera de manejar los partidos me parece ejemplar, aunque la técnica de Rafa, sin duda, es la de otro gran maestro».

Su pegada, su tesón en la pista rápida (su enorme potencial en este tipo de superficie resulta algo poco habitual entre la denominada «Armada Española», como se conoce a los jugadores punteros en nuestro país, que prefieren la tierra batida), su humildad y su visión de juego la sitúan como un ejemplo a seguir.

«En este deporte, como en la mayoría de cuantos se practican, hay un enorme sacrificio, pero tiene su recompensa», reconoce Paula, quien demuestra esto apuntado que que todos los días entrena, hace trabajo físico, pero ese empeño lo puede compaginar con los estudios. Algo nada sencillo cuando acude a torneos pero, «como es algo que me gusta, que me hace pasarlo bien, estoy muy contenta», concluye la abulense. Una actitud que demuestra que el talento también se forja a base de empeño.

Paula trabaja duro para mejorar. «Ese es mi mayor objetivo: progresar», indica. En enero tiene marcado en rojo el calendario. Para entonces acudirá al Campeonato del Mundo Infantil, con el reto de superar la novena plaza que obtuvo a principios de este ejercicio. Pero, con trece años, a esta deportista no le falta currículum. Ya ha disputado grandes citas internacionales, como el Super-12 Alevín, celebrado en Auray (Francia), considerado un Campeonato de Europa dentro de la categoría, en el que logró imponerse con numerosos destellos de calidad. Algo que también consiguió en la ''Summer Cup'', en la que llevó a España hasta una disputada final en la que resultó subcampeona continental.

De igual manera, en este 2013, Paula resultó finalista de la ''Winter Cup'', subcampeona del Torneo Albert Costa, campeona de la ''Babolat Cup'' en su fase nacional o campeona de España Infantil en dobles. Precisamente en la disputa de partidos en equipo, asegura disfrutar mucho. Sus ''parejas de baile'' en esta disciplina de juego han sido Carlota Molina y Eva Guerrero. «Lo hacemos muy bien cuando nos juntamos, algo que, por otra parte, no es muy habitual», reconoce. En esa hoja de servicios tan completa también figuran numerosos premios, como el «Pódium del Deporte», que concede la Junta de Castilla y León.

Su proyección, tal como destaca todo su entorno, es imparable, y su ánimo de seguir creciendo es insaciable. «Las distinciones sirven para mejorar, para mostrarte que hay recompensa si haces bien las cosas», indica Paula, con una madurez que tampoco es muy frecuente entre personas de su edad. En este contexto, agrega que, «cuando das tu máximo nivel en un torneo, el que sea, y crees que puedes ganarlo, con el trabajo que llevas a tus espaldas, eso se puede llegar a materializar».

En cuanto a su futuro, es rotunda al asegurar que «todas las chicas de mi edad que se dedican al tenis sueñan con jugar un gran ''slam'', ser número uno, o al menos disputar algún torneo de la WTA -la organización que rige la competición femenina de este deporte en el mundo-».