Las Policías de España y Francia unidas para hacer frente a la inmigración ilegal

El acuerdo alcanzado en Salamanca supondrá mayor agilidad y reforzará también la lucha de ambos países contra el terrorismo de ETA y el islámico

Fernández Mañueco, Cosidó y Baland, en la Plaza Mayor de Salamanca, antes de suscribir el acuerdo
Fernández Mañueco, Cosidó y Baland, en la Plaza Mayor de Salamanca, antes de suscribir el acuerdo

salamanca- Hacer frente a la inmigración ilegal. Ese es el objetivo del acuerdo suscrito, en Salamanca, por las Policías de España y Francia. El convenio de colaboración que rubricaron los directores generales de la Policía de ambos países, Ignacio Cosidó y Claude Baland, en presencia del alcalde Alfonso Fernández Mañueco, permitirá tener una «mayor agilidad y garantías jurídicas» para intentar acabar con este problema.

Cosidó destacó las «especiales» relaciones que los dos cuerpos de seguridad tienen y aseguró que si esta colaboración fuera más común lograría que Europa estuviera «más unida».

Casi 30 detenciones

Por su parte, Baland también coincidió en la importancia de la cooperación entre España y Francia en materia policial y como ejemplo citó la «preocupación en la lucha contra ETA». En 2012, recordó que se produjeron 26 detenciones de miembros de la banda terrorista en el país galo, así como desde el inicio del año, ya se han registrado ocho detenciones más. En este sentido, mostró su «deseo» porque el éxito de esta cooperación «tan intensa» y «fructífera», lo sea del mismo modo en el campo del crimen organizado, en concreto en la lucha contra el terrorismo yihaidista.

El director de la Policía francesa afirmó que, a través de este convenio, se «facilitará» la readmisión de los inmigrantes ilegales en uno y otro país, ya que confesó que los «desafíos» en esta materia «son importantes».

Baland reconoció que la «mundialización de este tipo de problemas» obliga a «superar fronteras», sobre todo teniendo en cuenta que los «presupuestos disminuyen», por lo que es «evidente» el «neutralizar» esfuerzos y que los países se ayuden entre si.

En el caso de Francia, indicó que cuentan con una de las redes de policías y gendarmes más importantes con presencia en el mundo y de ellas se podrá beneficiar la policía española, en lugares donde no tienen presencia, como con su red en Mali, Mauritania o Senegal.

Del mismo modo, la policía francesa podrá utilizar las redes españolas donde ellos no llegan, como en América del Sur, donde España tiene una importante red policial, informa Ical.