Llaman a los jóvenes a tener vocación social y de Justicia

Gran acogida al Congreso sobre España y la Iglesia Católica en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid

El catedrático de Derecho Adminisrativo, José Luis Martínez, junto al registrador de la propiedad, Juan Ignacio de los Mozos. Detrás, a la izquierda, el vicario de la Diócesis de Valladolid, Luis Argüello
El catedrático de Derecho Adminisrativo, José Luis Martínez, junto al registrador de la propiedad, Juan Ignacio de los Mozos. Detrás, a la izquierda, el vicario de la Diócesis de Valladolid, Luis Argüello

Punto y final a dos intensos días de debate y reflexión en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid sobre la Iglesia y sus relaciones con España y el Estado en todos los ámbitos. Dos jornadas que se recordarán por la buena organización por parte de jóvenes alumnos de la Facultad, así como por la gran acogida estudiantil -la sala de conferencias se ha llenado en todas y cada una de las mesas redondas- y la implicación del alumnado en los debates.

Pero, sobre todo, estas jornadas quedarán marcadas también porque durante su desarrollo se produjo la elección del cardenal bonaerense Jorge Mario Borgoglio como nuevo Papa de la Iglesia Católica. Un Congreso en el que se han puesto encima de la mesa asuntos de calado y de constante actualidad en España, como las relaciones Iglesia-Estado, sus acuerdos, el tema fiscal, los inmuebles, los ataques a los católicos desde la política o la propia sociedad, el activismo social y civil de la Iglesia en nuestro país.

Sobre este último asunto, ayer se celebraba una sugerente mesa redonda, moderada por la periodista de la Cope y colaboradora de La Razón, Cristina López-Schlichting, en la que, entre otras cosas, se dijo «¡Basta ya al escarnio a los católicos». Fue la presidenta de la Asociación Nacional de Abogados Cristianos, la vallisoletana Polonia Castellanos, la que levantó la voz al respecto, molesta y preocupada por las «mofas gratuitas» que tienen que soportar siempre los cristianos en las redes sociales o en representaciones como la del polémico Leo Bassi, e incluso cuando se pidió la retirada de los crucifijos de las aulas de la escuela pública. «Todo tiene un límite», dijo la joven abogada, para después pedir a los jóvenes estudiantes presentes que denuncien este tipo de actuaciones y que tengan vocación de Justicia, aunque sea empezando por levantar la mano para preguntar una duda.

Y advertía a los asistentes de que, «el diablo nunca está demasiado ocupado para dejar de mecer la cuna de un cristiano adormecido»

Labor social en las parroquias

Otro de los ponentes de esta mesa redonda, Jesús García Gallo, presidente de Cáritas en Valladolid, reclamaba también la atención a los jóvenes, a los que pedía su apoyo para ayudar a los que no tienen nada. Gallo destacaba la solidaridad de Castilla y León, y valoraba positivamente que el número de donantes, socios y voluntarios haya crecido aunque éstos últimos no sean jóvenes.

Por ello, insistía en la necesidad de que con la crisis actual, que parece no tener fin, exista una tejido social en el que los más desfavorecidos se puedan apoyar y sentir su respaldo. Para ello, el presidente de Cáritas en Valladolid animaba a los jóvenes a participar y colaborar con la sociedad desde el barro en el que viven con las parroquias.