Los trabajadores de Nissan en Ávila piden a las administraciones que trabajen para que se asigne a la planta el sustituto del Cabstar

La Razón
La RazónLa Razón

Los trabajadores de la planta abulense de Nissan están moderadamente satisfechos por el acuerdo que alcanzaban con la empresa que asegurará el empleo en la factoría en los próximos años. Si bien, consideran que es una pequeña pausa ante un conflicto que dicen que no está resuelto «mientras no se apueste por Ávila para traer más carga de trabajo».

Por ello, y tras celebrarse una asamblea de los trabajadores, el presidente del comité de empresa, Rubén Zazo, pedía ayer a las administraciones y a los políticos que trabajen para que en 2019 se le asigne a la planta abulense el nuevo producto que sustituya al Cabstar. Rubén Zazo ha agradecido la implicación de la plantilla, formada por 489 trabajadores, así como el apoyo de las administraciones y partidos, a los que ha pedido que hagan su labor a partir de ahora para que con la desaparición del modelo Cabstar (NT400) dentro de tres años, la factoría abulense ya tenga asignado un nuevo producto que compense esta pérdida. Igualmente, hacía especial hincapié en la «importante labor» mediadora desempeñada en los últimos meses por el director general de Industria y Competitividad de la Junta de Castilla y León, Carlos Martín Tobalina, «que ha hecho todo lo posible por el acuerdo». «Esto ha sido un respiro, pero ahora nos tienen que asignar las cargas de trabajo a corto y medio plazo», apuntaba. Al respecto, explicaba Zazo que será en septiembre cuando se conozca si la fabricación de ejes llega a Ávila o no.