Manos Unidas en Palencia anima a perseverar: «Los pobres siguen ahí»

Tras ser reelegida al frente de la delegación palentina, María Jesús Feijoo destaca la importancia de concienciar desde pequeños

María Jesús Feijoo, tras su reelección el pasado miércoles, junto al obispo de Palencia, Manuel Herrero, entre otros
María Jesús Feijoo, tras su reelección el pasado miércoles, junto al obispo de Palencia, Manuel Herrero, entre otros

Tras ser reelegida al frente de la delegación palentina, María Jesús Feijoo destaca la importancia de concienciar desde pequeños.

Manos Unidas ha reelegido a María Jesús Feijoo para que siga al frente de la delegación de Palencia tres años más. Un tiempo en el que esta jubilada que empezó como colaboradora y ha sido también voluntaria, quiere trabajar más y mejor para seguir recaudando fondos, «porque los pobres y el hambre siguen ahí». Pero, también, poner más el acento en la sensibilización a edades cada vez más tempranas. «Es importante que los niños, desde muy pequeños, tomen conciencia de que hay que compartir lo que tenemos con todos porque este mundo se creó para todos», señala Feijoo a LA RAZÓN.

Al respecto, explica que tienen un proyecto muy bonito en el que trabajan con los colegios de la provincia, y en el que a través de un blog o libro viajero como así lo han denominado, dirigido a los alumnos de Primaria, pretenden que estos plasmen, mediante dibujos, su opinión sobre el hambre en el mundo y lo que harían para combatirlo.

El pasado año la organización recaudaba 357.000 euros, algo menos que en 2014 debido, según explica, a que han recibido menos dinero procedente de herencias. Pero a pesar de este ligero descenso en el que también ha tenido que ver la crisis «y que ahora cada persona reparte un poco más lo que da», Feijoo destaca la solidaridad de los palentinos. «Palencia y sus pueblos siempre responden a nuestra llamada», apunta, mientras anima a la sociedad civil a perseverar con más ahínco si cabe en favor de los más necesitados, «porque queda mucho por hacer todavía».

No en vano, para este año, Manos Unidas Palencia ha acogido ocho proyectos por valor de unos 300.000 euros. Entre ellos, uno en Madagascar, donde se destinarán más de 20.000 euros para poner en marcha tres aulas para una escuela de Secundaria en la localidad de Maromandia. Otra cantidad similar servirá para construir unos aseos en un internado rural en la India, y otros 50.000 euros irán también a este país para el desarrollo educativo de niños huérfanos en Tamil.

Y destacan igualmente los 15.000 euros que aportarán desde la oenegé para ayudar a la promoción social y económica de familia en situación de vulnerabilidad en el distrito paraguayo de Yhu.

Para lograr el dinero, Manos Unidas en Palencia tiene previsto numerosas actividades para este verano principalmente, y para lo que queda de año. La más inminente se celebrará desde mañana y hasta el miércoles en la estación de tren de Palencia, en colaboración con Adif. En ella, voluntarios informarán a los viajeros del trabajo que hacen en la oenegé con el objetivo de sensibilizar y captar socios. Una marcha solidaria a finales de septiembre y varias cenas, galas y exposiciones en los pueblos de la provincia, aprovechando que en verano hay más gente en el medio rural, son otras de las iniciativas previstas para recaudar los fondos necesarios y plantarle cara a la pobreza. «En España nadie fallece de hambre, pero hay que seguir en la brecha porque cada día mueren miles de niños en el mundo que no tienen nada que llevarse a la boca», advierte Feijoo.