Objetivo: fortalecer servicios y acorralar la crisis en los pueblos

Los presidentes de Diputación de Valladolid, Burgos, Segovia y Soria apuestan por una actitud reivindicativa

Momento en el que el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, recibe el bastón de manda para liderar la institución provincial otros cuatro años
Momento en el que el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, recibe el bastón de manda para liderar la institución provincial otros cuatro años

Las diputaciones más plurales de la historia en Castilla y León comienzan a dar sus primeros pasos. Ayer era el turno de las de Valladolid, Burgos, Segovia y Soria. Se abre un nuevo panorama en el que escuchar, pisar la calle, dialogar y pactar serán más necesarios que nunca para mejorar la calidad de los pueblos de nuestra Comunidad. Por este motivo, se han marcado un objetivo claro: Fortalecer los Servicios Sociales y acorralar la crisis en los pequeños municipios.

En Valladolid, el popular Jesús Julio Carnero volvió a ser reelegido de la institución provincial, gracias al apoyo de Ciudadanos. Por este motivo, señaló que «no va a defraudar» los acuerdos programáticos con la formación liderada a nivel nacional por Albert Rivera.

El presidente de la institución provincial vallisoletana, que comenzó y concluyó su intervención con versos de su paisano, el zamorano Claudio Rodríguez, indicó que «cada momento» de esta legislatura intentará, a través de distintas iniciativas, «acabar con el dolor» de los hombres y mujeres de la provincia «a los que la crisis ha golpeado duramente hasta verse heridos en su dignidad como personas».

Por ello mostró su «solidaridad y cercanía» al tener la «obligación y el deber no sólo legal» de tratar de «revertir» la difícil situación que han vivido muchos vallisoletanos.

Para dar respuesta a esas necesidades, Jesús Julio Carnero afirmó que su próximo mandato se sustentará en dos ejes prioritarios; la creación de empleo y seguir ofreciendo unos Servicios Sociales de calidad.

Al respecto, el presidente de la Diputación de Valladolid, se empeñó en, trabajar día a día, para «dar respuesta a las 42.702 personas que están en paro en la provincia», a través del Plan Impulso, que esta legislatura se reforzará con medidas de apoyo a la mujer rural y para los desempleados mayores de 45 años. En este sentido, también se comprometió a poner en marcha una Oficina Provincial de Apoyo al Emprendedor.

Además, el reelegido presidente de la institución provincial seguirá luchando por evitar «las situaciones de exclusión social» y que no haya listas de espera en los servicios de Ayuda a Domicilio y Teleasistencia; y potenciar el Plan de Transporte.

Por último, Jesús Julio Carnero volverá a apoyarse en una de sus señas de identidad, el diálogo, el consenso, la transparencia y la participación con el fin de lograr «entre todos» una administración moderna y reivindicativa. Al respecto, declaró que «vamos a seguir pidiendo una financiación local justa y suficiente para todas las entidades locales, la elección directa de los diputados y todos aquellos proyectos y necesidades que impliquen un mayor desarrollo y progreso para nuestros pueblos».

También se constituyeron y eligieron presidente las diputaciones de Burgos, Segovia y Soria. La primera de ellas la seguirá liderando el popular César Rico, quien defendió en su discurso de investidura que esta legislatura que acaba de arrancar debe ser «la materialización de la ejecución y asunción de nuevas competencias» por parte de las instituciones provinciales.

Además, anunció un Plan Estratégico para el periodo 2015-2020 para potenciar el desarrollo de los pueblos burgaleses. Para ello César Rico se comprometió a buscar el «máximo consenso» con los demás grupos políticos.

El presidente de la Diputación de Burgos también apostó por seguir incidiendo en las potencialidades y recursos de la provincia como el Medio Ambiente, la Agricultura y Ganadería, el sector de la agroalimentación; y subrayó la importante del deporte, la juventud y la riqueza patrimonial.

Por último, quiso destacar la buena situación económica de la institución, que permite «ver el futuro con esperanza, afrontar los nuevos retos y necesidades con buenas expectativas económicas, dentro del principio legal de la prudencia financiera», que ha permitido «potenciar los Servicios Sociales» con el fin de mejorar la calidad de vida de los vecinos de los pueblos burgaleses.

Por otra parte, la Diputación de Segovia la seguirá liderando el también presidente del PP en esta provincia y de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) en funciones, Francisco Vázquez. Durante su intervención prometió diálogo, transparencia, austeridad y potenciar los Servicios Sociales, así como mejorar las relaciones con el Ayuntamiento de la capital, sobre todo en materias como la cultura o el turismo.

La institución provincial segoviana también pretende impulsar un Plan Estratégico 2015-2020, con programas específicos para las comarcas más deprimidas y despobladas, «como el Nordeste y otras», así como planes de empleo y de otras áreas como las de carreteras, cultura y turismo.

En concreto, en materia cultural defendió una mayor «vinculación» con el Consistorio de la capital y reseñó su intención de celebrar el centenario del Teatro Juan Bravo en 2017 con una programación especial, y avanzó que incrementará la ayuda y colaboración con el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente.

De los diez planes que componen sus líneas de actuación, Francisco Vázquez destacó, la área de Servicios Sociales. «Nuestra idea de un sistema garantista va más allá de garantizar el mero acceso a las prestaciones del sistema, queremos que sean también garantía de calidad», subrayó. Y para ello el presidente de la institución provincial segoviana pretende «establecer un sistema de gestión de calidad que permita una visión permanentemente actualizada, crear mecanismos de participación, como por ejemplo un comité ético, e incrementar el compromiso económico y social con los cuatro centros asistenciales de la Diputación».

La única cara nueva

El único presidente de Diputación nuevo de la jornada de ayer fue el socialista Luis Rey, en la de Soria, que consiguió, con el apoyo de Ciudadanos (C’s), liderar la institución tras tres décadas de gobierno del Partido Popular.

Por este motivo, el candidato del PSOE tuvo que ser elegido en una segunda votación por mayoría, gracias a la abstención de la formación ‘‘naranja’’.

Luis Rey, en su intervención, apostó por «abrir las puertas y ventanas» para iniciar una nueva etapa en la que se fomente la colaboración con «todos, desde el primero al último colectivo» y se constituyan nuevos órganos de participación ciudadana.

Asimismo, afirmó que, «tenemos ante nuestros ojos un nuevo tiempo político marcado por la presencia de nuevos actores, por nuevas exigencias éticas, mayor transparencia, mayor rigor, lucha sin cuartel contra la corrupción y una nueva sensibilidad ante los ciudadanos y ese es un reto que algunos nos marcamos hace unos pocos años y al que debemos seguir respondiendo ahora con más fuerza si cabe». El nuevo presidente de la Diputación de Soria estuvo arropado, entre otros, por el alcalde de la capital, Carlos Martínez; y el secretario regional socialista, Luis Tudanca, quien aseguró que «hoy es un día histórico para el PSOE y los sorianos».