Posturas muy alejadas ante el plan para reestructurar el Banco Ceiss

Imagen de archivo de una protesta de empleados de Ceiss
Imagen de archivo de una protesta de empleados de Ceiss

Tercera reunión entre los representantes sindicales y la dirección del Banco Ceiss (Caja España-Duero) y ningún acuerdo. Los sindicatos acudieron a este cónclave con el objetivo de buscar fórmulas para rebajar el número de salidas, pero, a su juicio, la empresa «se cierra» en la cifra de 1.500 despidos que le impuso Bruselas.

Una reducción de plantilla que tanto UGT, como CCOO, UEA y Csica consideran «inasumible» ya que, a su entender, demuestra que «los trabajadores que se queden» harán frente a «buena parte de la factura de los que se van». Con respecto a los planteamientos de la representación de los trabajadores, en referencia al cómputo de jubilaciones parciales, externalizaciones, afectación del personal directivo, reducciones de jornada o suspensiones temporales de contrato, los sindicatos consideraron que no se valoraron de manera adecuada, y confiaron en lograr más respuestas en el próximo encuentro, previsto para la próxima semana. En principio, esa nueva cumbre tendría lugar el miércoles, 3 de abril.

Mientras tanto, Ceiss daba a conocer ayer su «importante esfuerzo» en dotaciones durante 2012, lo que derivó en unos resultados negativos de 2.557 millones de euros en pérdida, por unas provisiones que se elevaron a casi 3.000 millones de euros.

Ceiss apuntó que las cifras se dan en un contexto acusado de pérdidas y descensos en los beneficios de todas las entidades.