Sáez Aguado pide a la ministra Carcedo «un poco más de lealtad con las Autonomías»

El consejero critica por partidista la reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad en periodo preelectoral

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, no está conforme con las últimas reuniones del Consejo Interterritorial de Salud. Si de la última cita se fue sin llegar a acuerdo alguno, de la celebrada ayer no salió más satisfecho, ya que calificó la convocatoria de «despedida de soltero a mayor gloria del Gobierno» y pidió a la ministra del ramo, María Luisa Carcedo, «un poco más de lealtad institucional con las Comunidad Autónomas y con el conjunto de la ciudadanía».

Para él, la jornada fue «un poco extraña» por el momento en el que se celebró con el Gobierno central «en funciones» y a pocos días de las elecciones municipales y autonómicas.

Según denunció a la llegada a la reunión, «lo lógico habría sido dejarla para cuando se constituya el nuevo Ejecutivo» por lo que calificó la cita de «partidista» y afirmó que «los mítines no deben hacerse en las sedes de las instituciones centrales».

En este sentido, añadió que no le gusta que «las fiestas que viene haciendo el Gobierno de Sánchez los viernes a costa del presupuesto y del gasto se repitan también a costa de la Sanidad».

Entre otros asuntos, el Ministerio informó a las Comunidades del mapa de hospitales homologados para dispensar las novedosas terapias CAR-T personalizadas para el tratamiento de diversos tipos de cáncer.

El Hospital Clínico de Salamanca es uno de los elegidos, lo que Sáez Aguado consideró como «un acierto», a pesar de lo cual criticó que solo haya ocho centros homologados en toda España y mostró su disconformidad con la falta de definición de cómo se van a financiar para «garantizar el acceso de todos los españoles con independencia de dónde vivan y para que el elevado coste de estas terapias no recaiga de lleno sobre las autonomías».

A este respecto, el Ministerio mostró «muy poca claridad», en palabras del consejero, y «no ha querido abordar» ni la financiación de estos tratamientos no la «financiación global» de la Sanidad pública.

«El Ministerio ha sido inmovilista y no ha tratado estos problemas a pesar de que un tercio de los miembros del Consejo - incluida Castilla y León- solicitaron de manera expresa un pleno monográfico a este respecto», concluyó Sáez Aguado.