UGT apuesta por un pacto con el Gobierno para subir casi 300 euros el Salario Mínimo

El líder socialista en la Comunidad, Luis Tudanca, asiste al Centenario de la Casa del Pueblo de Burgos

De izq. a drcha. Luis Tudanca, Faustino Temprano, Adriana Lastra, Pepe Álvarez, Esther Peña y Pablo Dionisio Fraile

UGT apuesta por un pacto con el Gobierno que sitúe el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en el 60 por ciento de la media salarial del país, lo que supondría subirlo en casi 300 euros.

El secretario general del sindicato, Pepe Álvarez, quien participó en el acto conmemorativo del Centenario de la primera Casa del Pueblo que UGT abrió en Burgos, explicó que se trata de una «reivindicación histórica» del sindicalismo, en alusión al anuncio realizado ayer por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que planteará a los agentes sociales y al PSOE un alza del SMI para 2018 del 4 por ciento, lo que lo subiría hasta los 735,9 euros.

«No nos vamos a plantar», enfatizó, a la vez que defendió que «los trabajadores que ganen menos de 1.000 euros tienen que llegar a esa cantidad». El objetivo para él es que es 2020 exista en España un SMI de mil euros mensuales (o de unos 860 por catorce pagas).

Asimismo, criticó la propuesta «de numerosas entidades financieras» de aumentar la edad de jubilación a los 70 años, lo que, a su criterio, «es un intento de los bancos por quedarse con los dineros de las pensiones del país».

El acto contó además con la presencia del secretario general del sindicato en Castilla y León, Faustino Temprano; el provincial de Burgos, Pablo Dionisio Fraile. Por parte del PSOE acudieron el líder regional, Luis Tudanca, y la vicesecretaria general, Adriana Lastra.

En este marco, recordaron que históricamente la Casa del Pueblo de Burgos se compartió con el PSOE «cuando en Europa se compartía con el movimiento socialista ideas y futuro en común» y explicaron que la cita supuso un reconocimiento a los «ugetistas» burgaleses por «su fortaleza».

Además, Álvarez subrayó que las casas del pueblo son hechas «a partir del sacrificio y las donaciones de miles de personas».

Por su parte, Tudanca destacó que los socialistas de la Comunidad «se sienten orgullosos herederos de los que abrieron hace cien años esta Casa» y aseguró que la jornada fue «un día de celebración y alegría» por la «satisfacción» de conmemorar «las raíces tan profundas del socialismo en esta ciudad gracias a la perseverancia de sus miembros».