A la atención de Joan Subirats

La Razón
La RazónLa Razón

Si no voy equivocado, esta semana estará ya constituido el comisionado de cultura del Ayuntamiento de Barcelona. Si no hay cambios, su responsable volverá a ser Joan Subirats. Por esa razón, permítame, señor Subirats, que le dirija unas líneas.

Uno tiene la impresión de que Barcelona ha perdido el pulso en los últimos tiempos. Sí, es verdad, incluso Tom Hanks se pasea por aquí, pero se tiene la impresión de que se ha perdido ese pulso. No hay más que comparar las exposiciones que se programan en Madrid con las que tenemos en Barcelona. Evidentemente parecemos el hermano pobre porque el Ministerio de Cultura solamente tiene ojos para el aniversario del Prado, pero algo está fallando para que no podamos disfrutar de determinadas propuestas a no ser que las traiga un museo privado. Tampoco ayuda mucho que la montaña de Montjuïc, la que podría ser nuestra montaña de los museos, siga incomunicada. No solamente es difícil llegar al Mnac o la Miró sino que cada vez que hay una feria, el ciudadano interesado debe hacer una yincana que acaba con su paciencia.

Nos sigue faltando esa biblioteca provincial prometida y que se llamaría Carmen Balcells. Conocemos los terrenos, hemos visto los planos, pero no sabemos nada de la primera piedra. ¿Será en este mandato? ¿El ministro Guirao se ha comprometido? Y, hablando de infraestructuras, ¿para cuándo el Museo del Libro que usted me dijo que se instalaría donde estuvo la Escola Massana?

También creo, señor Subirats, que Barcelona no debe seguir permitiéndose que su patrimonio vaya fuera. Santander está constituyéndose en el gran archivo del «underground» barcelonés. Es triste. Y sé que hay otros archivos que están a punto de hacer las maletas, como el de un conocidísimo pintor. Espero que encuentre la solución.