De misiones en Barcelona

El equipo de oftalmología de la clínica Sagrada Familia tiene previsto trabajar gratis en agosto en su centro del distrito barcelonés de Sarrià–Sant Gervasi
El equipo de oftalmología de la clínica Sagrada Familia tiene previsto trabajar gratis en agosto en su centro del distrito barcelonés de Sarrià–Sant Gervasi

En la calle Sant Casimir de Barcelona, un grupo de personas aguarda en fila india a que las hermanas de San José abran las puertas de su convento y les ofrezcan la que puede ser su única comida del día. Con el paso de los años, la cola se ha ido haciendo más y más larga hasta llegar al límite de los 100 comensales. La estampa, diaria, no pasa desapercibida a los vecinos de la zona ni al personal de la clínica Sagrada Familia, que linda muro con muro con la comunidad de religiosas Hijas de San José antigua propietaria del centro.

Pero un grupo de profesionales sanitarios ha dado un paso al frente y ha decido arremangarse para aportar su granito de arena. Operarán de cataratas a aquellas personas que estén en lista de espera y que no tengan recursos.

La iniciativa, que se llevará a cabo el próximo mes en la clínica Sagrada Familia, está liderada por los doctores Jesús Costa y Zoraida del Campo, director médico y jefe asistencia del Servicio de Oftalmología del centro, respectivamente, aunque forman parte de ella anestesistas, enfermeros, optometristas, oftalmologos, cirujanos, administrativos, etc. Todo un equipo médico que trabajará gratis durante sus vacaciones del mes de agosto, pero en vez de hacerlo en Senegal o la India lo harán en Barcelona, en pleno distrito de Sarrià–Sant Gervasi. «Es un reflejo de lo que se está haciendo en muchos ámbitos», señala el doctor Costa refiriéndose a «la gran solidaridad de la gente» que en momentos difíciles aporta a la sociedad lo que puede.

El objetivo de los profesionales es realizar entre 300 y 350 cirugías de cataratas sin prácticamente coste para el paciente. Aunque para ello, y dado que cada vez cuesta más encontrar un sponsor que colabore en este tipo de proyectos altruistas, será necesario que se multipliquen las donaciones hasta ahora conseguidas, si no los beneficiados deberán pagar parte del proceso. Sin contar los honorarios del personal y los gastos de quirófano, el material utilizado como la prótesis intraocular que se coloca o los medicamentos utilizados durante la cirugía, entre otros, suman 600 euros. Es lo que el equipo médico busca que el altruismo financie. La cirugía no requiere de hospitalización, por lo que los operados podrán volver a sus casas el mismo día para ser dados de alta definitivamente tras una revisión a las cuatro semanas si todo va bien.

De momento, se han apuntado a la lista 25 personas afectadas de cataratas. Una cifra que no dudan seguirá ampliándose a lo largo del mes ya que calculan que, hoy por hoy, hay unas 40.000 personas que esperan a ser operadas por el sistema público. Cabe señalar que el 90 por ciento de las personas de más de 65 años desarrollan esta afección que puede dejarles ciegos. Cuanto más se tarda en operar, peor son los resultados obtenidos y más complicaciones pueden haber, explica Costa.