El Ayuntamiento prepara una moneda local para favorecer el comercio de proximidad

Billetes de Bristol Pound, en marcha desde 2012
Billetes de Bristol Pound, en marcha desde 2012

El Ayuntamiento de Barcelona trabaja en el diseño de una moneda local digital para favorecer al comercio de proximidad, que se implantará después de un proceso pedagógico de seis meses para dar a conocer el proyecto a la ciudadanía y evaluar sus resultados, según informaron fuentes municipales. El gobierno de Ada Colau pretende reducir los costes de una moneda física al plantear un modelo digital, que se podría cambiar por la moneda oficial en cualquier momento y se operará a través de monederos electrónicos o dispositivos móviles.

El objetivo de la moneda –cuyo nombre se decidirá tras un proceso participativo– es favorecer al pequeño y mediano comercio de la ciudad y evitar que este dinero se gaste fuera del municipio, planteándola como una herramienta de promoción del comercio local.

Tras la primera fase pedagógica de seis meses, que contará con jornadas explicativas, se evaluarán sus resultados y se definirán las características de la moneda, después de lo que empezará a implementarse. El comisionado de Comercio, Consumo y Mercados, Miquel Ortega, señaló el martes en la comisión municipal de Economía y Hacienda a preguntas del PP que el proyecto debe contar con la colaboración de comerciantes y vecinos.

BComú, liderado por Colau, propuso en la campaña electoral de los comicios municipales crear esta moneda para promover el desarrollo local con el objetivo de que la riqueza se destine al pequeño y mediano comercio de proximidad.

El gobierno municipal hizo especial hincapié en que existen alrededor de 4.000 sistemas de este tipo en ciudades de todo el mundo, entre las que figuran Bristol –en Inglaterra, con el Bristol Pound–, y Toulouse –en Francia, con el Sol-Violette–. Pero también hay experiencias en marcha en Bilbao o Sevilla.