El competidor de Adelson invertirá en Barcelona World

La Razón
La RazónLa Razón

El macro complejo turístico Barcelona World comienza a cobrar forma. Ayer se presentó el proyecto en la Cámara de Comercio de Tarragona y se dieron a conocer los primeros inversores internacionales. El Grupo Melco, el consorcio hotelero Meliá y Value Retail (promotor outlets La Roca Village y Las Rozas) son los principales aliados del empresario valenciano Enrique Bañuelos, promotor del BCN World a través de la empresa Veremonte.

Bañuelos ha logrado captar Lawrence Ho, primogénito del magnate del juego de Macao Stanley Ho, como inversor en el proyecto. Lawrence Lo es el propietario del Grupo Melco y su familia tiene intereses en el entretenimiento, el turismo y el juego de Macao, donde también está implantado Las Vegas Sands. De hecho, la familia Ho está considerada como la principal competencia de Sheldon Adelson en la antigua colonia portuguesa.

Durante la presentación, el consejero delegado de Veremonte, Xavier Adserà, explicó que ya han captado 766 millones de euros (1.000 millones de dólares) para el proyecto. De ellos, la mitad los aportarán bancos y la otra mitad lo harán los tres socios presentados, aunque no precisó en qué proporción.

No obstante, aún falta por captar buena parte de la financiación necesaria para construir el macro complejo, pero los promotores de BCN World quisieron dejar claro que su proyecto empieza a tomar forma con un primer centro de ocio o resort que generará 5.000 puestos de trabajo directos. Este primer resort constará de un hotel de 1.100 habitaciones de cuya gestión se encargará Meliá, un centro comercial, del que se ocupará Value Retail, y una zona de ocio y juego con casino, que será gestionado por Melco.

BCN World se ubicará en unos terrenos cercanos a los que actualmente ocupa Port Aventura, entre Vilaseca y Salou. La empresa Veremonte estará al frente de la construcción del complejo. Está previsto que BCN World cuente con seis hoteles, con un total de 12.000 habitaciones, además, también, de seis casinos y una amplia zona comercial. Sus impulsores calculan que acabará generando 20.000 puestos de trabajo y más de 20.000 indirectos. Se prevé empezar a construir el nuevo complejo en cuanto el Parlament modifique las leyes que no permiten el juego en el área gestionada por el Consorcio Recreativo y Turístico. El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell,reconoció que «no dejaremos pasar los días».