El Govern evita presionar a ERC para que no renuncie a entrar en el Govern

Homs sitúa la decisión en el mes de enero pero se abre a posponer el acuerdo

El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs
El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs

BARCELONA- Pactada la pregunta de la consulta, sólo hay una cosa que podría dar más aire a Artur Mas y es lograr que ERC entre en el Govern. CiU es muy consciente de que los republicanos no tienen ningún deseo irrefrenable de gobernar porque hasta ahora sólo han hecho que crecer en las encuestas estando en la oposición. Al término de la reunión semanal del gobierno catalán, el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, volvió a ser interrogado por la posibilidad de que ERC forme una coalición con CiU. «O se decide este mes de enero o quedará aplazado, aunque no sé decir si "sine die"o unos cuantos meses», respondió.

Homs asumió que «no sería razonable» responder todas las semanas por la posible entrada de ERC en el Govern y por eso consideró que hay que resolver el asunto en pocas semanas. Por el momento, es difícil aventurar el acuerdo, ya que los republicanos han esgrimido varios argumentos para justificar su negativa a gobernar. El último lo expresó la secretaria general de Esquerra, Marta Rovira, que consideró que de cara al exterior «es muy potente que el proceso para celebrar una consulta lo esté haciendo el Govern y el principal partido de la oposición».

No es el único pretexto que ha ofrecido ERC. «Hasta ahora la colaboración desde fuera ha sido muy buena, la aportación de ERC ha sido positiva y como esta fórmula ha funcionado bien hasta ahora, a nosotros de entrada ya nos parece bien mantenerla», dijo el portavoz adjunto de ERC, Oriol Amorós.

La idea de Esquerra es simple. Prefiere no abrasarse por la acción de gobierno y seguir creciendo a costa de CiU desde la oposición. Lo cierto es que el Govern todavía no ha hecho la menor presión pública para forzar la entrada de ERC desde que Mas logró pactar la pregunta. El presidente de la Generalitat se ha dedicado a ganar tiempo y a tratar de rentabilizar el acuerdo de la pregunta, ya que le da cierto oxígeno para aguantar al menos un año en el cargo.

Mientras Mas mide los tiempos antes de emprender una ofensiva para convencer al líder de ERC, Oriol Junqueras, de la necesidad de entrar en la Generalitat, el PSC se expresó con cierta ironía. El portavoz de los socialistas catalanes en el Parlament, Maurici Lucena, aseguró que su partido vería «positivo» y «saludable» que ERC entre en el Govern, porque así se visualizaría con claridad que este partido «no hace oposición» y que secunda «el 95 por ciento» de las iniciativas del ejecutivo que preside Mas.

Incorporación inminente

Según explicó Lucena en una rueda de prensa, su partido está convencido de que la entrada de ERC en el Govern «es inminente» y que si no se ha producido es porque «no se acaba de poner de acuerdo» con CiU «sobre la distribución de conselleries y de espacios de poder». «Estamos sorprendidos de que en la reunión de hoy (por ayer) del Govern no se haya anunciado la entrada de ERC, porque es lo que esperábamos todos», añadió.

En su opinión, la incorporación de ERC en el ejecutivo catalán sería «lógica» y «natural», ya que «es evidente que no hace oposición en el Parlament, y que este partido comparte con CiU su apuesta por la separación de Cataluña de España, y también un mismo modelo de país, al ponerse de acuerdo en los Presupuestos».

Muy diferente es la opinión del PP, que considera que sería «una catástrofe» para Cataluña la formación de nuevo tripartito entre Convergència, Unió y Esquerra (antiguo socio del PSC).