El Govern y los municipios denuncian a Adif para que invierta en Cercanías

Una nueva avería atrapa a 250 pasajeros durante 160 minutos en un tren sin aire acondicionado

En 2015, Adif registró 302 incidencias de más de 100 minutos de retraso
En 2015, Adif registró 302 incidencias de más de 100 minutos de retraso

No por ser la enésima vez que sucede, la avería que atrapó ayer a 250 pasajeros en un tren de Cercanías entre L’Ametlla y Vandellós durante dos horas y media deja de ser noticia.

No por ser la enésima vez que sucede, la avería que atrapó ayer a 250 pasajeros en un tren de Cercanías entre L’Ametlla y Vandellós durante dos horas y media deja de ser noticia. En este caso, la noticia es que la red de Cercanías es un desbarajuste. Quince días después de la incidencia que dejó imágenes vergonzosas de gente, entre ellos ancianos y personas con movilidad reducida, caminado por las vías del tren en este mismo punto de Tarragona, la historia se repite. Esta vez, el tren de la R16 dejó de circular por culpa de una avería en el suministro eléctrico a las 8.30 horas de la mañana. Algunos pasajeros, incluso, oyeron el fuerte sonido del cable de la catenaria que se desprendió y causó la avería, que fue reparada «in situ».

En esta ocasión los pasajeros no fueron evacuados, como sí ocurrió el pasado 7 de julio, y tuvieron que aguantar las dos horas y media que los técnicos tardaron en solucionar el incidente. Como el aire acondicionado no funcionaba, abrieron las puertas y los servicios de emergencia repartieron botellas de agua entre los pasajeros. RENFE y Protección Civil decidieron no evacuar el porque el punto donde quedó parado era de difícil acceso.

Como consecuencia de esta avería, el tren que salió a de la Estación de Francia hacia Tortosa dio vuelta atrás y se registraron retrasos de más de 90 minutos en los servicios de Larga Distancia y los trenes de Cercanías de la R16.

#Renfe, #MarcaEspaña, #incomptetentes o #TrenesDignosEbro son algunos de los hastags que acompañaban a los tuits donde los pasajeros atrapados se desahogaban. «(Las autoridades competentes) Han dejado seis vagones llenos de gente tirados», «Vamos a trabajar, nos roban el tiempo, nos secuestran día sí y otro también» o la respuesta de la compañía «El tren de Tortosa 07.18-Estació de França 10.23 retoma la marcha a las 10.50 de l’Ametlla con 160 minutos de demora» resumen la historia para las redes sociales.

Como las incidencias en la red de Cercanías de Cataluña son el pan de cada día, no era difícil que esta avería coincidiera con la firma de un manifiesto impulsado por el titular de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, al que se han adherido el Ayuntamiento de Barcelona, la Federación de Muncipios de Cataluña (FMC) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM). El documento respalda la presencaión de un recurso contencioso administrativo contra el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) por las sucesivas averías que truncan el día a día de miles de ciudadanos que utilizan Cercanías.

Tal y como precisó Rull, el gobierno catalán está dispuesto a presentar una demanda contra Adif ante la Audiencia Nacional antes de octubre. La denuncia exige la ejecución de las inversiones presupuestadas por Adif en la red catalana y el traspaso total de las competencia que afectan al servicio ferroviario catalán.

El conseller de Territorio y Sostenibilidad puso en duda el equilibrio territorial y lamentó que la red ferroviaria de Cataluña «es más propia del siglo XIX que del siglo XXI». Pese a que el número de viajeros se ha triplicado en las tres últimas décadas, no se han hecho actuaciones en la red. De los 306 millones de euros del plan de inversiones pactado en 2013, que identificaba carencias de la red y planificaba las actuaciones para mejorarla entre los años 2014 y 2016, sólo se han puesto en servicio un 1,6 por ciento de las acciones previstas a cinco meses se que expire el plazo.

En 2015, Adif registró en su estadística oficial 302 incidencias en Rodalies, contando solo las que acumulan al menos 100 minutos de retraso. Uno de cada cuatro días hubo incidencias imputables al estado de la infraestructura de Adif.