Teatro

El Liceo empieza a ser como quiere ser

El teatro lírico presenta la temporada 2016/17 marcada por nombres como Javier Camarena, Plácido Domingo o Patrice Chéreau

El «Macbeth» de Verdi servirá para inaugurar la temporada
El «Macbeth» de Verdi servirá para inaugurar la temporada

El nuevo ciclo del Gran Teatro del Liceo, después de una crisis que amenazó los sólidos cimientos del coliseo lírico, parece que empieza a despejar dudas. La presentación de la temporada 2016/17 sirvió para asegurar que la institución ha vuelto a coger impulso. «Es significativo que hoy, por primera vez, somos más amos de los que hacemos que en los dos años anteriores. Tenemos más graos de libertad, somos más lo que queremos ser, y la nueva temporada lo demuestra», sentenció ayer Joaquim Molins, presidente de la Fundación del Gran Teatro del Liceo.

La programación para el siguiete curso está marcada por la variedad estilística, con óperas que van desde el barroco al siglo XXI. Por supuesto, estará sustentado por grandes voces, de Plácido Domingo a Javier Camarena, Joyce DiDonato, Gregory Kunde, Carlos Álvarez, Piotr Beczala, Tatiana Serjan, Josep Bros o Waltraud Meier. También estarán representados reputados directores escénicos de la talla de Patrice Chéreau, a manera póstuma, Christog Loy, Lluís Pasqual, Jordi Savall, Àlex Oll, Willy Decker o Kasper Holten. «Estamos dentro del círculo de los grandes teatros del mundo y eso atrae tanto a artistas afamados como a los más buscados emergentes. Además, buscamos potenciar el talento nacional», sentenció Christina Scheppelmann, directora artística del Liceo.

La temporada arrancará con «La flauta mágica», de Mozart, en un montaje que ya clausurará el actual curso. La inauguración oficial de la temporada será el «Macbeth» de Verdi, un ambicioso montaje «grande y pesado», según Scheppelmann, con una fuerza visual deslumbrante de la mano del director de escena Christof Loy. La ópera significará el debut en el Liceo de Tatiana Serjan.

«Las noches de Fígaro», de Mozart, en el montaje dirigido por Lluís Pasqual, volverá al teatro y en diciembre llegará «Elektra», de Richard Strauss, uno de los montajes de la temporada dirigido por Patrice Chéreau, que murió poco antes de su estreno y que protagonizará la mítica Waltraud Meier.

En enero llegará la revisión del «Werther» de Jules Massenet por el afamado Willy Decker, con un elenco que incluye a Piotr Beczala, Josep Bros, Anna Caterina Antonacci, en su dbut en ópera escenificada en el Liceo y Nora Gubish. El siguiente título será «Quartet», de Luca Francesconi, con una espectacular puesta en escena ideada por el furero Àlex Ollé. «Es un espectáculo ideal para atraer a un público joven, de 25 a 35 años», comentó Roger Guasch, director general del teatro.

También en febrero llegará el estreno en el Liceo en versión concierto de «Teuzzone», de Vivaldi, de la mano de Jordi Savall, que ha recuperado una de las óperas más exóticas del compositor barroco italiano. En versión concierto también llegará «Thaïs», de Jules Massenet, con Plácido Domiingo en el elenco junto a Nino Machaidze y Celso Albelo.

Otro de los puntos fuertes de la temporada será el «Rigoletto» de Verdi reimaginado por Monique Wagemakers, en el que Javier Camarena debutará en el rol del duque de Mantua. Leo Nucci, Carlos Álvarez, que regresa al Liceo tras ocho años de ausencia, y Àngel Òdena serán Rigoletto.

La temporada se cerrará con «El holandés errante», de Wagner, con una original y sorprendete dirección escénica de Philip Stöltz. Además, se recuperará el montaje de «La hija del regimiento», de Donizetti, que enamoró hace cinco temporadas. El último plato fuerte será el «Don Giovanni», de Mozart, con una espectacular escenografía con proyecciones en 3d ideada por Kasper Holten.

«Il trovatore», de Verdi y la opereta «La viuda alegre», de Franz Lehár, serán los montajes que concluirán las once óperas programadas.

Aumentan funciones y presupuesto

El presupuesto de la temporada será de 43,3 millones de euros, un millón más que los 42,2 millones de la temporada pasada. El número de funciones también crecerá, de 114 a 124. Además, se bajarán los precios de las localidades en un 1,2 porciento y se creará un Turno de Iniciación a la Ópera que intentará captar nuevos público con descuentos de hasta el 50 por ciento para los jóvenes. «Nuestra búsqueda de la excelencia artística está garantizada», dijo Guasch.