El Mnac mira al siglo XX

El Museo Nacional de Arte de Cataluña remodelará la sala de su primer piso para acoger al arte de los siglos XIX y XX
El Museo Nacional de Arte de Cataluña remodelará la sala de su primer piso para acoger al arte de los siglos XIX y XX

Hasta ahora el discurso museográfico del Museo Nacional de Arte de Cataluña (Mnac), concluía a las puertas de la Guerra Civil con la escultura de Julio González y las fotografías de Agustí Centelles. El director del centro, Pepe Serra, quiere ir más allá ahora que el Mnac ha decidido no ponerse ningún tipo de límite cronológico.

La nueva presentación de la colección para los siglos XIX y XX, se extenderá hasta los años 50, con un especial protagonismo para el grupo artístico e intelectual Dau al Set, con nombres como Tàpies, Brossa o Ponç. El proyecto será uno de los temas principales para el año próximo en el museo del Palacio Nacional y, según explicó ayer Serra, «ocupará todo el primer piso, 5.500 metros cuadrados, donde ahora hay parte del Barroco, que a su vez pasará a la planta baja junto al Renacimiento en una instalación absolutamente provisional a la espera de afrontar en el futuro la ampliación». La labor de comisariado de este espacio será llevada a cabo por el propio Serra, así como por el jefe de colecciones del centro, Juan José Lahuerta.

El modernismo será uno de los ejes de este espacio, desde Antoni Gaudí a la bohemia artística de la cervecería Quatre Gats. La arquitectura –en autores y grupos como Jujol, Sert o el GATPAC–, así como la fotografía y la cartelería realizada entre 1936 y 1939 también serán destacadas en estas nuevas salas.

Este anuncio coincidió con la presentación de la programación del museo para el próximo año. A finales de este mes, la obra de Antoni Tàpies dialogará con el románico del Mnac en una serie de pequeñas intervenciones.

Con motivo del congreso internacional Romanesque Art, el museo revisitará al llamado Maestro de Cabestany y acogerá una talla de San Juan Evangelista relacionada con el Taller de Erill.

El 11 de diciembre se inaugurará una gran atológica dedicada a la obra fotográfica de Joan Colom, mientras que en abril del próximo año se reivindicará la obra del pintor Josep Tapiró, amigo de Fortuny. Otro creador, Carles Casagemas, el amigo suicida de Picasso, protagonizará por primera vez una antológica en la que se recuperará buena parte de su producción pictórica. El artista Perejaume realizará una serie de intervenciones en una iniciativa que busca unir la tradición artística y la vanguardia en el arte catalán.