El proceso independentista se encalla por la falta de acuerdos

Mas, ayer, junto al ministro indio de Ciencia y Tecnología, Shri Sudini Jaipal Reddy
Mas, ayer, junto al ministro indio de Ciencia y Tecnología, Shri Sudini Jaipal Reddy

El maquinista del tren bala soberanista, Artur Mas, está cada vez más cerca de echar el freno y disminuir la alta velocidad de su desenfrenado viaje, puesto que la tripulación tiene discrepancias sobre el trayecto. Así quedó ayer en evidencia tras la reunión de la Junta de Portavoces en el Parlament, ya que los impulsores del proceso (CiU, ERC, ICV y CUP) no se ponen de acuerdo ni con la vía legal para defender en el Congreso el traspaso de competencias de referendos ni tampoco con la pregunta. A la vista de las diferencias, los citados grupos optaron por aplazar al 18 de diciembre la votación de una resolución sobre la consulta que debía tener lugar en el próximo pleno del Parlament del 4 de diciembre.

Las discrepancias que mantienen CiU, ERC, ICV y CUP son variadas. En primer lugar, no hay acuerdo sobre cómo tramitar la solicitud de competencia sobre referendos, ya que el bloque CiU-ERC-CUP se inclina por impulsar una Proposición No de Ley en el Congreso, mientras que ICV prefiere defender una Proposición de Ley. Según CiU-ERC-CUP, su fórmula permitiría acortar los plazos en el Congreso, mientras que la vía de ICV podría provocar que la propuesta se atascara en la Cámara baja durante dos o tres años.

Pese al desacuerdo, los grupos catalanes sostienen que las discrepancias están más relacionadas con la forma que con el fondo. Para desencallar la situación, ICV proposo tramitar ambas iniciativas en paralelo, pero nadie aceptó esta solución salomónica. En realidad, nadie duda de que este asunto no hará descarrilar el tren soberanista porque hay temas de mucha mayor complejidad.

De hecho, Mas, que prosiguió ayer su viaje oficial por India, trató de quitar hierro a las divergencias. «Cuando hace tres meses hubo el debate de política general en el Parlament hablé de que antes de finales de diciembre teníamos que acordar la fecha de la consulta para el año que viene, la pregunta que tenía que incluirse en la consulta y las vías legales para hacer la consulta», comenzó el president. Y añadió: «Entiendo que ahora lo que se está acordando es precisamente esto, que todo vaya en un solo paquete, en vez de hacerlo por secuencias diferentes ponerlo todo junto, y esto iría muy de acuerdo con lo que yo mismo manifesté a mediados de septiembre en este apartado de política general».

En un sentido parecido se expresó el portavoz de la Generalitat y conseller de la Presidencia, Francesc Homs, que aseguró que habrá acuerdo antes de finales de año. «Lo importante es que habrá un acuerdo a final de año», de forma que «no le daremos esta satisfacción al Estado español», que «deberá responder no con ironía sino de una forma responsable, lo que no ha hecho hasta ahora», dijo al término de la reunión semanal del gobierno catalán. Sin embargo, no dio ninguna pista sobre cómo puede producirse el acuerdo de la pregunta, más difícil de visualizar.