El TC advierte al Parlament de que habrá «consecuencias» si sigue con el «procés»

Frena cualquier comisión que dé «apariencia de validez al denominado proceso constituyente»

Oriol Junqueras, líder de ERC, con Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, ayer
Oriol Junqueras, líder de ERC, con Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, ayer

Frena cualquier comisión que dé «apariencia de validez al denominado proceso constituyente»

El Tribunal Constitucional ha advertido muy seriamente al Parlament de Cataluña, especialmente a la Mesa de la Cámara, de que no permanecerá impasible si persiste en su intento de continuar adelante con su proceso de «desconexión» unilateral de España, y que ello puede arrastrar «consecuencias» a sus responsables. Estas advertencias las realiza el Alto Tribunal en el auto donde se estima el incidente de ejecución de sentencia presentado por la Abogacía del Estado contra la resolución soberanista aprobada por el Parlament tras las elecciones autonómicas de septiembre, por la que se creaba una Comisión de Estudio del Proceso Constituyente. El TC considera que existe una «coincidencia sustancial» entre la citada resolución y esa comisión de estudios. Por ello, exige que Comisión de Estudio del Proceso Constituyente del Parlamento catalán respete la Carta Magna.

En la resolución del Alto Tribunal, aprobada por unanimidad, se sostiene que esa comisión puede fácilmente entenderse como «un intento de dar apariencia de validez al denominado proceso constituyente en Cataluña», cuya inconstitucionalidad ya fue declarada en diciembre del pasado año. Por ello, y tras recordar que la legitimidad democrática del Parlamento de Cataluña «no puede oponerse a la primacía incondicional de la Constitución», deja bien claro que no es admisible en ningún caso la creación de una comisión de «análisis» o de «estudio» que se dirija, como hacía la resolución anulada, a la «apertura de un proceso constituyente en Cataluña encaminado a la creación de la futura Constitución catalana y del Estado catalán independiente en forma de república».

Aquí es donde el TC lanza la primera advertencia a quienes pretendan saltarse la Constitución sin seguir los procedimientos de reforma establecidos en la misma, «advirtiendo asimismo a los poderes implicados y a sus titulares, bajo su responsabilidad, de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir estos mandatos». Y, sin hilo de continuidad, deja bien claro que si la comisión persiste con el «procés», puede «arrostrar las consecuencias que prevé el ordenamiento jurídico, como un intento de sortear o eludir la vinculación de todos los poderes públicos al cumplimiento de lo resuelto» por el TC meses atrás.

La tercera advertencia al Parlament pretende evitar que siga con decisiones que buscan la «desconexión» saltándose los procedimientos: «Es a la propia Cámara autonómica a la que corresponde velar por que su actuación se desarrolle en el marco de la Constitución y que todos los poderes públicos están obligados al cumplimiento de lo que el Tribunal Constitucional resuelva». Y el corolario final: «Advertir a los poderes implicados a sus titulares, especialmente a la Mesa del Parlamento, bajo sus responsabilidad, de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir los mandatos enunciados».