En Comú Podem cree que acabarán convenciendo al PSOE del referéndum catalán

Francesc Xavier Domenech, durante su comparecencia ante los medios en el Congreso tras haber sido recibido hoy por el Rey.
Francesc Xavier Domenech, durante su comparecencia ante los medios en el Congreso tras haber sido recibido hoy por el Rey.

El portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech, se ha mostrado seguro de que conseguirán convencer al PSOE de que el referéndum en Cataluña es posible en el marco de las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez, porque esa consulta era una propuesta del PSOE hace sólo dos años.

En una rueda de prensa en el Congreso después de entrevistarse con el Rey en el Palacio de la Zarzuela, Domènech ha explicado que ha mantenido una conversación "larga e interesante"con Felipe VI sobre el referéndum en Cataluña aunque no como condición para apoyar un Gobierno socialista.

"El Rey no me ha preguntado esto", ha aclarado Domènech, que sí ha trasladado a don Felipe su negativa a apoyar un Gobierno del PP o uno de "gran coalición"con el PSOE y Podemos en el que esté integrado Ciudadanos.

Ha dejado claro que su partido no tiene la "obligación"de apoyar al PSOE y considera una "arrogancia"por parte de los socialistas que pongan como condición la retirada del referéndum para empezar a negociar.

"Nadie puede renunciar a sus propuestas antes de entrar al diálogo", ha advertido, aunque sí ha reconocido que están dispuestos a ser "flexibles"aunque desconoce cómo de "flexible"puede ser el PSOE.

Para Domenech, el PSOE está construyendo una alternativa meramente "mediática"y la imagen de una investidura "por imposición".

A su juicio, se ha construido un relato de que Sánchez "lo tiene todo hecho"cuando, en su opinión, no es real, ya que ni siquiera los socialistas se han sentado a negociar.

Además del referéndum, considera que en una eventual negociación el PSOE tendrá que pronunciarse sobre si quiere realmente derogar el articulo 135 de la Constitución, las reformas laborales del PP y el PSOE, si está dispuesto a acabar con las puertas giratorias o si se negaría al nuevo recorte que quiere imponer la Comisión Europea de 10.000 millones de euros.