Ensenyament dice ahora que logrará dinero para no hacer recortes

Meritxell Ruiz recula y garantiza los recursos comprometidos para la escuela inclusiva

Los sindicatos en defensa de la educación pública se manifestaron el martes frente a la Generalitat contra los recortes en Educación
Los sindicatos en defensa de la educación pública se manifestaron el martes frente a la Generalitat contra los recortes en Educación

Cuando la consellera de Enseñanza, Meritxell Ruiz, anunció la semana pasada que su departamento no contaría el curso que viene con los 211 millones de euros previstos en los nuevos presupuestos, la comunidad educativa se levantó en pie de guerra. Perder tal cantidad de dinero suponía que los 800 docentes y técnicos extra que se habían planificado para atender el incremento de la escolarización, así como las necesidades de la escuela inclusiva y de alta complejidad no pudiesen ser contratados. También se imposibilitaba mejorar las sustituciones, la formación del profesorado o cumplir la promesa de convocatoria de oposiciones antes de julio del año que viene.

Y claro, los sindicatos y plataformas en defensa de la educación pública se hicieron oír. El Marco Unitario de la Comunidad Educativa (MUCE) se reunió con toda la oposición para redactar una propuesta conjunta en la que se exigía al Govern un aumento del presupuesto para educación y le instaron a pedir hasta un crédito extraordinario si así se requería.

Fue entonces cuando Educación reculó y abrió la puerta a la contratación de más personal. En concreto, a una dotación de 350 técnicos para el programa de escuela inclusiva y apoyo a la diversidad y de 540 profesores para hacer frente al aumento de la escolarización, así como el mantenimiento de los 12 millones de euros para garantizar las becas comedor.

Ayer, la consellera de Enseñanza anunció en una entrevista en la televisión pública catalana que se reunió con los directores de los colegios para comunicarles que podrán contar con todos estos recursos adicionales porque «se ha sacado dinero de otras partidas». Pero aclaró que «no podrá cumplir con las mejoras de las sustituciones» y que será la conselleria de Economía la que explique a la comunidad educativa lo que «se deja de hacer» para poder garantizar los compromisos.

Desde CCOO dudan de las promesas: «Seguro que cuando empiece el curso nos encontramos menos de lo que habían prometido». Y recordaron que el Govern no ha mejorado los derechos que el profesorado ha ido perdiendo desde 2012, cuando se produjo el gran tijeretazo en Educación, como la reducción de horas lectivas para mayores de 55 o el hecho de que los profesores sustitutos no cobren el mes de julio.