Publicidad
Publicidad
Actualidad

Grito desesperado de los barceloneses contra la inseguridad

Los carteristas que campan a sus anchas por el Metro y la ciudad de Barcelona han quedado al descubierto

Los carteristas que campan a sus anchas por el Metro y la ciudad de Barcelona han quedado al descubierto.

Publicidad

Mujeres jóvenes, hombres mayores, extranjeros... Los carteristas que campan a sus anchas por el Metro y la ciudad de Barcelona han quedado al descubierto. Es difícil apoyar este tipo de medidas, que no respetan los más elementales derechos. Sin embargo, la dejadez, el relajo en perseguir el delito que han percibido durante todos estos años los vecinos de la Ciudad Condal ha llevado a muchos de ellos a traspasar la línea de la intimidad y la presunción de inocencia.

Las cifras oficiales hablan de más de mil denuncias semanales y de cientos de delincuentes que esperan un descuido del viajero. Unas cifras escandalosas a las que la alcaldesa Ada Colau y la inoperancia de los responsables políticos de los Mossos no han sabido poner coto. El resultado es una ciudad degradada en la que las mafias campan. Los vecinos han dicho basta.