Iceta detecta «confusión» en Puigdemont sobre los plazos del proceso soberanista

El Govern reconoce que ve "mayor proximidad"con Iceta que con Arrimadas

Carles Puigdemont ha recibido al primer secretario del PSC, Miquel Iceta.
Carles Puigdemont ha recibido al primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha apreciado hoy "elementos de confusión"en los plazos del proceso soberanista tras reunirse con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con el que ha constatado las "grandes"discrepancias que les separan.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha apreciado hoy "elementos de confusión"en los plazos del proceso soberanista tras reunirse con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con el que ha constatado las "grandes"discrepancias que les separan.

Tras la reunión con la líder del Ciutadans, Inés Arrimadas, Puigdemont se ha entrevistado hoy con Miquel Iceta, en el primer encuentro entre ambos, en el que se han comprometido a que las diferencias no les impidan trabajar en otros asuntos.

"El encuentro de hoy con Miquel Iceta nos ha permitido constatar coincidencias y discrepancias y sobre todo una voluntad mutua de diálogo", ha resumido Puigdemont en su cuenta de Twitter tras el encuentro.

Una reunión que ha servido para constatar las diferencias insalvables entre Iceta y Puigdemont en el proceso soberanista, que se han hecho evidentes también en la constitución de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente del Parlamento catalán, presidida por Junts pel Sí y en la que los diputados del PSC se han ausentado porque no comparten el objetivo de la misma.

Tras la constitución hoy de todas las comisiones del Parlament, Junts pel Sí y la CUP inician la cuenta atrás del plazo de 30 días para empezar a tramitar las tres leyes básicas de "desconexión"de Cataluña con el Estado.

Son las de Transitoriedad Jurídica, la de Estructuras de Estado (Hacienda y Seguridad Social) y la del Proceso Constituyente, todas ellas previstas en la declaración del Parlament aprobada el 9 de noviembre y posteriormente suspendida por el Tribunal Constitucional.

En este contexto, Iceta ha pedido hoy a Puigdemont más concreción sobre los plazos del proceso soberanista y sobre qué tipo de declaración de independencia habría a los 18 meses, a lo que el presidente le ha respondido, según ha dicho, "con una sonrisa".

El dirigente socialista ha ironizado sobre el matiz que introdujo ayer la consellera de Presidencia, Neus Munté, de que la declaración de independencia al final de los 18 meses que antes planteaba JxSí solo sería "de intenciones".

"Sé que en estos momentos se están añadiendo elementos de confusión; hablábamos de una Declaración Unilateral de Independencia y ahora parece que hablamos de una Declaración Universal de Intenciones: de la DUI a la DUI, no sé si es lo mismo", ha bromeado.

Pese a rechazar la senda secesionista, Iceta ha manifestado predisposición a trazar acuerdos en otros asuntos: "¿El hecho de mantener la discrepancia sobre el proceso soberanista impide hacer acuerdos sobre otras cuestiones? No, pero tampoco ayuda", ha afirmado.

Específicamente sobre un eventual respaldo a los Presupuestos de la Generalitat de 2016, Iceta ha dejado abiertas las puertas, aunque ha dicho que antes deben conocer el proyecto de ley para saber si podrían darle apoyo.

Durante la reunión, el líder socialista ha planteado a Puigdemont las prioridades del PSC, entre ellas la educación, los parados de más de 45 años, la juventud, la industria, el desarrollo y la innovación, la ley de FP, el cambio climático, las listas hospitalarias de espera, las becas comedor, la violencia machista, la corrupción, el fraude fiscal y la renta mínima de inserción.

En nombre de Puigdemont, ha valorado la reunión la portavoz del ejecutivo, Neus Munté, quien ha constatado "mayor proximidad"con el PSC que con Ciutadans, en ámbitos, por ejemplo, como el lingüístico.

Y también, según ha añadido, una voluntad de ambas partes de trabajar en diferentes ámbitos para intentar llegar a acuerdos, pese a las discrepancias en el proceso soberanista.