Joan Coscubiela: «El independentismo se ha quedado sin estrategia y sin norte»

El abogado y ex dputado del Parlament conversa con LA RAZÓN tras publicar su libro «Empantanados» (Península)

«Desde la moción de censura de Sánchez, se ha producido un cambio de clima muy evidente. Prueba de ello es que C's ha quedado descolocado»/ Miquel González (Shooting)
«Desde la moción de censura de Sánchez, se ha producido un cambio de clima muy evidente. Prueba de ello es que C's ha quedado descolocado»/ Miquel González (Shooting)

Joan Coscubiela (Barcelona, 1954) conversa con LA RAZÓN tras publicar su libro «Empantanados» (Península).

La semana pasado se cumplieron ocho años de la sentencia contra el Estatut de 2006, ¿rescatar los artículos suspendidos podría ser una forma de salir del empantanamiento antes de ir a la solución federal que propugna?

Antes de abordar el problema de fondo que ha originado este conflicto, hay que recorrer un camino que será largo. Se deberán resolver los problemas colaterales, como los presos, la fractura social o el clima. Obviamente hay propuestas sobre la mesa, algunas no deberían costar tanto en términos técnicos, pero una reforma constitucional o estatuaria, si no hay gran consenso que aúna a la mayoría de partidos es perder el tiempo.

¿Cómo se mejora el clima?

Desde moción de censura se ha producido un cambio de clima muy evidente. Se percibe en la calle, la gente está mas relajada, pero también en el debate político. Si hasta ahora el intercambio de opinión era intercambio de descalificaciones, ahora empieza a haber expresiones de empatía -plantear el acercamiento de presos, ayuda-. También que el clima ha cambiado se pone de manifiesto en C’s, que ha jugado siempre a poner leña al fuego, ahora está descolocado, está buscando excusas para subir el tono del debate.

¿Cómo prevé la cita entre Sánchez y Torra del 9 de julio?

De entrada, que se produzca es buena noticia. Espero que todos vayan con voluntad de que si hay acuerdos, mejor y si no, que los desacuerdos no terminen tirándose los platos.

¿Cree que Torra se limitará a pedir el referéndum o irá más allá?

No lo sé porque constato dos cosas: el independentismo se ha quedado sin estrategia ni norte y la prueba es las diferencias internas que hay; y sobre el referéndum, no lo sé porque las posiciones de Torra han variado tanto y de forma tan contradictoria que no lo sé si lo plantea tácticamente para que le digan que no. En las negociaciones se debe ir sin ninguna propuesta cerrada, porque en estos contactos, más que resolver el conflicto, es intentar desinflamar la situación a través de los elementos colaterales. Solo con que se acuerde reducir el volumen de recursos al Tribunal Constitucional, ya sería un avance significativo.

Usted asegura que los dirigentes independentistas no se han atrevido a asumir ante sus bases que se han equivocado. ¿Cree que el concepto “hacer república” es una forma de seguir adelante en la estrategia de la astucia?

Por parte de los independentistas hay tantos mensajes como personas hablan. Algunos siguen hablando del 1-O como mandato democrático, otros dicen que se hace república. Hay situaciones de confusión notable que no interesan a nadie, ni al independentismo ni al país. Nos interesa que la gente tenga las ideas clara y dirección nítida.

¿La manifestación independentista de esta Diada puede empezar a bajar el suflé?

No lo sé porque todos los 11-S se ha dicho que sería un punto de inflexión y bajaría. El independentismo como movimiento ha venido para quedarse un tiempo, pero es evidente que no será un 11-S igual, porque se ha visto que los éxitos en las manifestaciones no suponen avances políticos, después de cinco años se ha puesto de manifiesto que las movilizaciones son muy exitosas pero no necesariamente esta fuerza se convierte en energía motora.

¿Qué legislatura augura?

Será una legislatura de parlamento autonómico, eso es seguro, lo que no quiere decir, que no haya todo tipo de gesticulación para hacer ver que es una legislatura autonómica y republicana. Tendremos una de cal y otra de arena hasta que los independentistas no asuman la realidad.

¿En qué plazo cree que pueden asumir la realidad?

Hacer vaticinios es una imprudencia. Hay que tener en cuenta que hay dos lógicas que interferirán: la política y los tribunales. Esto hace mas difícil de vaticinar qué puede pasar en los próximas semanas.

¿Qué cree que va a ocurrir en los tribunales?

Yo he dicho que el delito de rebelión no lo veo por ningún lado y en el último auto se dice que se puede convertir en sedición. La única cosa que me temo que acabará en Europa.

¿El cambio en la dirección de la Fiscalía puede variar alguna cosa del proceso judicial?

Está muy avanzado ya. La instrucción está casi cerrada, ahora está en manos del tribunal. El independentismo ha estado desafiando al poder judicial, y el poder judicial se ha sentido ninguneado. El independentismo ha negado al poder judicial, y esto está jugando en términos emocionales en la actuación del Tribunal Supremo. Se ha menospreciado un aspecto básico de la democracia como el poder judicial.

¿Hay independencia judicial en España?

En democracia hay valores que no son absolutos,por tanto la independencia no es un valor absoluto. En términos generales es independiente como se ha puesto de manifiesto con la corrupción del PP, pero es evidente que el sistema de selección de la cúpula del sistema judicial genera factores no deseados, como un exclusivo vinculo con los partido que los nombran.

¿Ha mantenido algún contacto con algún preso?

Forma parte de mi esfera privada.

¿Cómo ve que los «comunes» estén flirteando con convertirse en el nuevo aliado del Govern?

Se ha producido la voluntad de negociar un presupuesto y me parece razonable, porque hay que poner encima de la mesa cosas que afectan a la gente. Los presupuestos deben buscar el máximo consenso posible. Me parece buen planteamiento que el Govern quiera acuerdos con los «comunes» y el PSC.