Política

La Audiencia Nacional insta a Hacienda a seguir investigando a Oleguer Pujol

Oleguer Pujol entra en su casa el pasado 23 de octubre tras acudir a declarar
Oleguer Pujol entra en su casa el pasado 23 de octubre tras acudir a declarar

La Agencia Tributaria paralizó la inspección en diciembre al conocer la causa abierta por Pedraz.

La Agencia Tributaria podrá seguir investigando a Oleguer Pujol, imputado por delito fiscal y blanqueo de capitales, pese a la causa judicial que tiene abierta en la Audiencia Nacional el benjamín del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol. El juez Santiago Pedraz, instructor del procedimiento, instó a Hacienda el pasado 30 de enero a continuar adelante con la inspección fiscal, confirmaron fuentes jurídicas. En esa providencia, el magistrado contestaba al escrito remitido a su juzgado por la Agencia Tributaria el pasado 18 de diciembre, en el que el inspector regional de Cataluña comunicaba a Pedraz que, para no entorpecer la investigación judicial, y tal y como estipula la Ley, procedía a dejar en suspenso la inspección tributaria a Oleguer Pujol.

«Habiendo tenido conocimiento –aseguraba la Delegación de la Agencia Tributaria en Cataluña– de que se están desarrollando actuaciones judiciales en el Juzgado de Instrucción número 1 que pudieran referirse a los mismos hechos que están siendo objeto de comprobación e investigación por los órganos de inspección de la AEAT, se comunica a este Ilmo. Juzgado que se procede a suspender todo el procedimiento administrativo».

El juez Pedraz, tras dar traslado a la defensa de Oleguer Pujol para que expusiera su opinión al respecto, dio finalmente el visto bueno para que la labor inspectora –interrumpida durante casi un mes y medio– continuase adelante. Según las fuentes consultadas, el abogado del hijo de Pujol tampoco se opuso a que la Agencia Tributaria siguiese adelante con la inspección de su cliente, y así lo hizo constar por escrito.

El Reglamento General del Régimen Sancionador Tributario establece que la inspección se suspenderá «cuando la Administración tributaria tenga conocimiento de que se está desarrollando un proceso penal sobre los mismos hechos» objeto de la investigación (como sucede en este caso). En ese supuesto, Hacienda debe enviar al magistrado que instruya la causa «toda la documentación incorporada en el expediente administrativo».

La Delegación de la Agencia Tributaria en Cataluña comenzó a investigar en diciembre de 2013 las declaraciones del IRPF de 2009 a 2012 de Oleguer Pujol, así como el Impuesto sobre el Patrimonio de 2011 y 2012, el Impuesto sobre el Valor Añadido de 2012. Posteriormente, el 18 de septiembre del pasado año, amplió sus pesquisas a sus bienes en el extranjero declarados en 2012 y 2013, lo que ha hecho aflorar la existencia de casi un centenar de cuentas en el extranjero y 89 millones de euros en paraísos fiscales, aunque el hijo del ex president afirmó recientemente en una entrevista a «El País» que esa cifra corresponde al «valor total de las sociedades en las que yo tengo alguna parte, pero no es mi parte».

La Agencia Tributaria también está obligada por ley a dejar la investigación en manos de la Justicia en cuanto aprecie «que la infracción pudiera ser constitutiva de delito contra la Hacienda Pública». En ese caso, el artículo 180,1 de la Ley General Tributaria establece que el procedimiento administrativo quedará en suspenso hasta que no recaiga sentencia firme sobre el particular o se acuerde el sobreseimiento o archivo de las actuaciones judiciales.

El juez Pedraz está a la espera de recibir un informe de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) de la Policía para citar a declarar como imputado al hijo del ex president. El pasado 28 de noviembre, el magistrado reclamó a la UDEF que le remitiera «a la mayor brevedad» un avance informativo de la investigación policial, pero el inspector jefe del grupo le aclaró que los agentes continuaban con el «estudio y análisis de la documentación intervenida» en los registros de Oleguer y su socio, Luis Iglesias, y en la sede de la empresa que compartían, Drago Capital.