Cataluña

La Barcelona de Rovira i Trias

En abril de 1859, hace ahora 150 años, el Ayuntamiento de Barcelona convocaba un concurso para elegir el proyecto de ensanche de la ciudad

En abril de 1859, hace ahora 150 años, el Ayuntamiento de Barcelona convocaba un concurso para elegir el proyecto de ensanche de la ciudad

Publicidad

En abril de 1859, hace ahora 150 años, el Ayuntamiento de Barcelona convocaba un concurso para elegir el proyecto de ensanche de la ciudad. En octubre de ese mismo año se resolvió el concurso, al que concurrieron trece proyectos, y resultó ganador por unanimidad el de Antoni Rovira i Trias. Pero el Ministerio del Interior desestimó la decisión del consistorio barcelonés y apostó por el plan Cerdà, que fue el que se llevó a cabo.

El proyecto de Rovira i Trias proponía una estructura radial formada por seis grandes avenidas que, partiendo de una gran plaza central, la actual Plaza de Catalunya, conectaban con los pueblos de la periferia: Sants, Sarrià, Gràcia, Sant Andreu y Sant Martí. Y para que la integración de estos pueblos resultara más armónica, los espacios comprendidos entre las avenidas se subdividían en barrios y sectores bien diferenciados que formaban una especie de malla o red alrededor del núcleo urbano, tal como se había hecho en la reforma de algunas capitales europeas, como Viena o París.

Pero si el nombre de Rovira i Trias no va ligado al Ensanche, sí perdura en numerosas obras de la ciudad, como los mercados de Sant Antoni, Hostafrancs, el Born, la Barceloneta o la Concepción, la fuente de las Tres Gracias en la
Plaza Real o el campanario de la plaza Vila de Gràcia. Y en Gràcia, precisamente, y para honrar su memoria y la importancia de su legado, el consistorio barcelonés le dedicó una plaza, que aún hoy conserva todo el sabor y el encanto de una plaza de barrio, con el añadido de que en los establecimientos que la circundan pueden los vecinos satisfacer todas las necesidades de la vida cotidiana. Edificada en 1861, está presidida por una escultura de bronce del arquitecto con una placa a sus pies que
reproduce su proyecto fallido, la Barcelona que pudo haber sido
y no fue.