La Generalitat agota el fondo para el retorno voluntario de extranjeros

A final de año habrán vuelto a su país de origen 240 personas por un coste total de 225.000 euros

Un inmigrante embarca en un avión para volver a su país de origen
Un inmigrante embarca en un avión para volver a su país de origen

BARCELONA- A final de año, un total de 240 extranjeros habrán vuelto a su país de origen con ayuda de la Generalitat. Ni una más ni una menos porque la Administración catalana ha agotado el fondo destinado para facilitar el retorno de inmigrantes a su origen. La partida de este año ascendía a 225.000 euros, 25.000 euros menos que el año anterior y que en 2011, cuando se fueron de Cataluña 239 y 240 personas respectivamente con esta subvención administrativa.

«Cada vez es más la gente que solicita poder volver a sus países porque en Cataluña están en una situación muy precaria», explicó el secretario general de Inmigración, Xavier Bosch. Las dificultades económicas y la imposibilidad de vislumbrar un futuro en España y, concretamente, en Cataluña, son los principales motivos por los que las personas que en su momento decidieron venir en busca de nuevas y mejores oportunidades deciden volver a su país de origen. Allí, a pesar de los conflictos, dificultades o problemas que puedan encontrar al llegar, cuentan con su familia y el apoyo que ello supone. Ésta es una de las principales razones por las que los extranjeros que solicitan este tipo de ayuda deciden volver. «Priorizamos los casos que se encuentran en peor situación y los que viven más lejos», apuntó Bosch. De hecho, de los doce países de origen al que los beneficiarios han solicitado retornar, diez están situados en Sudamérica. Chile,Bolivia, Honduras, Argentina, Uruguay, Perú, Ecuador, Venezuela, Colombia, El Salvador o Nigeria son algunos de los principales destinos. No escapa a nadie que para viajar a estos países la inversión, ya sólo en el billete, es muy superior a la necesaria para trasladarse a otro país.

La ayuda que recibe cada persona es de «unos 1.000 euros». Esta cantidad incluye, además del billete de avión, el coste de sufragar la información y orientación sobre la tramitación de los documentos neecesarios para el retorno y una ayuda económica para el traslado y la integración en el país de origen. «Por ejemplo, para volver a Marruecos puedes hacerlo por 80 euros en autobús», señaló Bosch para explicar el porqué se ayuda más a personas con destinos lejanos que más próximos a España.

Con todo, la condición que se les impone a las personas que retornan es que no vuelvan a España en tres años.