La Generalitat quiere relajar la normativa que afecta a los casinos

Argumenta que la reglamentación actual está «obsoleta y llena de trabas burocráticas»

Después de un año a vueltas con los casinos de Eurovegas, con las inversiones de «mister Marshall» y con un plan B en forma de Barcelona World, la Generalitat vuelve a mover ficha para relajar la normativa que afecta al juego en Cataluña. De hecho, desde que el Govern se descolgó, tras el cambio de planes de Eurovegas, con su propio macro complejo de ocio poco se ha sabido del asunto. Así las cosas, la conselleria de Economía ha elaborado un proyecto de decreto que permitirá a las empresas del sector gestionar con mucha mayor libertad los casinos, cuya sala principal podrá abrir 24 horas frente a límite actual de 20 horas.

El proyecto de decreto, al que ha tenido acceso Efe, consiste en una modificación del reglamento de casinos de juego aprobado en 2001 y del catálogo de juegos que se pueden practicar en los casinos, que data del año 2000. No obstante, la Generalitat desvincula la futura normativa de Barcelona World ya que empezó a estudiarse mucho antes, quizá durante la negociación con Eurovegas.

El Govern, recordemos, está pendiente de que en septiembre de este año comiencen las obras de una parte de Barcelona World en los aledaños de Port Aventura. En esta primera etapa se levantarán los casinos y los hoteles. Fuentes conocedoras del proyecto aseguran que el consejero delegado Veremonte, la empresa promotora, Xavier Adserà, está buscando inversores interesados en el proyecto en EEUU y el sur de Asia.

En teoría, Barcelona World tomará la forma de un macrocomplejo de ocio y turismo con seis casinos y otros tantos hoteles, de 2.000 habitaciones cada uno, lo que supondrá una inversión de 4.740 millones de euros.

El texto que prevé aprobar el gobierno catalán contempla que los casinos deban contar con servicio de bar y restaurante, pero que no sea obligatorio disponer de zonas de estar y de salas de espectáculos o de fiesta.

Novedades

Tampoco será necesaria una autorización de la administración para celebrar torneos y campeonatos de juego, sino que bastará con comunicarlo previamente a la administración.

En cuanto a los horarios, se elimina el límite de 20 horas diarias de funcionamiento de la sala principal, por lo que el propietario de un casino podrá abrir 24 horas si necesidad de cambios en su licencia, una fórmula que les permitirá funcionar a pleno rendimiento en los meses de más actividad como los de verano.

Fuentes del departamento de Economía de la Generalitat justifican la iniciativa para actualizar la normativa actual, que consideran que se había quedado «obsoleta» y estaba cargada de «trabas burocráticas».