Las familias asumen los impagos del Govern con las guarderías

El PP denuncia que Trias ha incrementado las tarifas un 2,9%

El presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández
El presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández

Barcelona- El presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, denunció ayer que el alcalde, Xavier Trias, persiste en su intención de ejercer como banquero de la Generalitat pese a la repercusión que eso tiene en los barceloneses. En concreto, Fernández hizo referencia a la deuda acumulada con las guarderías «ya que carga sobre las familias esa deuda».

El líder del PP municipal criticó que «la Generalitat lleva ya dos años, desde el curso escolar 2011-2012, sin hacer ninguna aportación a económica a las guarderías de Barcelona, pese a que le corresponde el pago de un tercio de los costes, dividiéndose estos entre el Ayuntamiento, la Generalitat y las familias». De hecho, según las cuentas del PP, ya son más de 16,5 millones de euros la deuda que acumula el Govern con las guarderías barcelonesas, lo que demuestra «la única sensibilidad del presidente catalán es con fines soberanistas e independentistas, pero se aleja de los fines sociales, educativos y de las guarderías». En concreto, la Generalitat adeuda 7,8 millones del curso escolar 2011-2012 y otros 8,7 millones del curso posterior. Estas familias, además, deberán asumir también el incremento de un 2,9 por ciento del precio de las guarderías municipales. Por ello, Fernández reclamó «la presentación de un calendario que establezca plazos de devolución de esta deuda de la Generalitat, dónde también se especifique cuales serán las condiciones».

Los populares también solicitaron que «se recupere el equilibro de costes en el pago de las guarderías, entre administraciones y familias, dado que a día de hoy el Ayuntamiento asume el 67 por ciento de los costes de las guarderías de la ciudad, mientras la Generalitat no aporta ni un sólo euro».

Así, la Generalitat dejó de hacer sus aportaciones, del 24,4 por ciento, en el curso 2010-2011. El Ayuntamiento, por su parte, asumió el montante de la Generalitat el curso siguiente, con el 74 por ciento. Los cursos siguientes el Consistorio disminuyó su aportación hasta el 68 por ciento y 67 por ciento respectivamente; mientras las familias veían como sufragaban el 25 por ciento de las plazas de guardería en 2010 y ahora lo hacen en un 33 por ciento.

Fernández aseguró que «bajo el eslogan de la falta de solvencia, Mas se excusa de todas las obligaciones con Barcelona en lo que se refiere a inversión, equipamientos y pagos que le corresponden». Añadió que «no sorprende esta falta de compromiso de la Generalitat con la ciudad, a la que debe aproximadamente 345 millones de euros».

Ante estas cifras, Fernández exigió a Trias que «defienda de una vez por todas los intereses de los barceloneses por delante de los intereses partidistas y de su sumisión a la Generalitat».

Tarifazos del transporte

El alcalde, que mañana acudirá a la inauguración del Festival de la Infancia junto al president de la Generalitat, tendrá que responder preguntas sobre los incrementos de tarifas que están sufriendo los barceloneses. No sólo con las guarderías sino especialmente con el transporte público. No en vano, la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona (ATM) ha anunciado subidas de, por ejemplo, la T10 del 5,1 por ciento, superándo la frontera de los 10 euros y muy por encima del IPC. El billete sencillo aún subirá más (7,5 por ciento) y se encarama hasta los 2,15 euros.