Las noches tropicales de Barcelona se han quintuplicado en los últimos 40 años

El año pasado, el distrito de Ciutat Vella registró 101 noches con temperaturas superiores a los 20 ºC

De las 100 noches tropicales de 2018 hubo 12 en los que la temperatura no bajó de los 15 grados. Las llamadas noches tórridas

El año pasado, el distrito de Ciutat Vella registró 101 noches con temperaturas superiores a los 20 ºC

En meteorología, se habla de noche tropical cuando la temperatura mínima es igual o superior a los 20 ºC. Es evidente que en los veranos mediterráneos es bastante frecuente registrar este tipo de temperaturas. Este concepto, no osbstante, se está extendiendo a otros momentos del año, tanto en primavera como en otoño. Los efectos del cambio climático, con el progresivo desplazamiento hacia el norte del actual cinturón de desiertos, se está acentuando. Así las cosas, según la serie de datos del Observatorio Fabra, la temperatura nocturna por encima de los 20 ºC ha aumentado claramente desde el inicio de su serie, en 1914, hasta el punto de quintuplicarse.

Podría parecer que el cambio climático está mucho más diluido en el tiempo de lo que parece. Nada más lejos de la realidad. Hasta los años 80 del siglo XX la tendencia era poco clara o en todo caso casi estacionaria, con lo cual, el ascenso en el número de noches tropicales tiene un claro impacto en el Observatorio Fabra desde principios de los años 80. Así, hemos pasado de las cerca de entre 10 y 20 noches tropicales de media de la primera mitad de los años 80 a las casi 101 noches tropicales de Ciutat Vella en 2018, según datos del Servicio Meteorológico de Cataluña. El Observatorio Fabra, quizás por su privilegiada ubicación, rebaja estas cifras hasta las 70. El récord de 75 noches tropicales de la gran ola de calor del año 2003, en cualquier caso, has sido rápidamente pulverizado para convertirse en la nueva normalidad. Por el contrario, en el verano de 1977 marcó un cero absoluto en la casilla de noches tropicales anual.

De entre estas más de 100 noches de mal dormir hubo 12 especialmente complicadas debido a que la temperatura no ha descendido de la marca de los 25 grados durante la noche. Se trata, en este caso, de las temidas noches tórridas. La peor noche de insomnio fue la del 4 de agosto, con una mínima récord de 29,4 ºC.

Por si esto fuera poco, se observa un desplazamiento temporal de la última noche tropical. Si hace 100 años la última noche de más de 20 ºC la teníamos hacia el 29 de agosto de media, ésta se ha ido moviendo por lo menos una semana hasta situarse en el 6 de septiembre en los tiempos más recientes. De hecho, en los últimos 20 años encontramos tres registros en los que la última temperatura mínima tropical ha alcanzado incluso al mes de octubre.

En este contexto, varios estudios indican que las temperaturas en Barcelona aumentarán entre 1,7º y 3º de media anual a lo largo del siglo XXI Con estas previsiones, los días considerados muy cálidos, con temperaturas máximas superiores a los 30º, pasarán a finales de siglo de los actuales 22 a una horquilla entre 50 y 80. Por lo que las noches tropicales se dispararían.