Los hosteleros piden a Colau que modifique la ordenanza de terrazas

Demandan un pleno extraordinario que evite el cierre de mesas en verano

El gremio de restauradores alerta de que la normativa de terrazas amenaza 12.000 puestos de trabajo
El gremio de restauradores alerta de que la normativa de terrazas amenaza 12.000 puestos de trabajo

La actual ordenanza de terrazas, aprobada por el gobierno de Trias a principios del 2014, tiene en pie de guerra a los restauradores de la ciudad. Según apunta el gremio, el artículo que establece las distancias que deben mantener los veladores con respecto al mobiliario urbano ha obligado a más de 800 terrazas a reducir varias mesas, a otras 1.000 al pago cuantiosas multas por incumplimiento de la norma y a más de 500, directamente, a desaparecer, lo que supone «una amenaza para 12.000 puestos de trabajo».

Así lo expuso el presidente del Gremio de Restauradores, Pere Chias, tras presentar ayer en el Ayuntamiento una petición para convocar de manera urgente un pleno extraordinario que tramite la suspensión temporal de esta ordenanza.

Chias pide una moratoria hasta invierno, época en la que volverán a plantear una nueva ley, pero la respuesta de la cuarta teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Janet Sanz, fue contundente: El Ayuntamiento no puede tomar ninguna medida de urgencia para paralizar su aplicación. La razón que esgrimió es que ante una ordenanza no se pueden decretar moratorias, a diferencia de lo que ocurre con los trámites administrativos, como el de las licencias hoteleras, que sí se pudo congelar. No obstante, Sanz dejó claro que agilizarán la creación de una nueva ley que atienda tanto las necesidades de los hosteleros como las de los vecinos y que, por ahora, sólo se pueden limitar a ejecutar la actual «con sentido común». «Lo que no entiendo es cómo hemos llegado hasta aquí», declaró la concejal de Urbanismo en relación a la revuelta que afrontan sobre una norma que no votaron y que lleva siete meses en vigor.

Desde la oposición, tanto C’s como PSC se mostraron favorables a la celebración de un pleno que permita modificar la actual normativa, aunque en el caso de los socialistas «sólo si el equipo de Colau no escucha la petición de los restauradores de derogar la norma». Por su parte, los populares defienden la creación de la Comisión Técnica de Terrazas, que permite la autorregulación y funcionamiento de la actual ordenanza, ya que «es la única herramienta que permite solventar los problemas». El líder municipal del PP, Alberto Fernández, alertó también de que el informe de veladores del 2014 «todavía no se ha presentado, cuando este documento permitiría subsanar algunas de las disfunciones». CiU, por el momento, prefiere dar la callada por respuesta.