Publicidad
Publicidad
Actualidad

Los perros barceloneses tendrán playa propia

El Ayuntamiento abre una prueba piloto para que los animales puedan disfrutar del mar incluso en los meses de verano

El Ayuntamiento abre una prueba piloto para que los animales puedan disfrutar del mar incluso en los meses de verano

Publicidad

Los perros de Barcelona podrán continuar paseando sin correa, presumiblemente hasta 2018, al menos aquellos que no sean considerados potencialmente peligrosos, siempre que obedezcan a las ordenes verbales de la persona conductora, quien debe tener siempre al animal bajo su campo visual. A partir de este mes de junio, además, el Ayuntamiento pondrá en funcionamiento, como prueba piloto, un espacio de playa de 1.200 metros cuadrados para perros en la playa de Levante durante la temporada de baño.

Así, el Ayuntamiento anunció que, pese a que la Ordenanza de 2014 prohíbe el acceso de los perros a la playa excepto en los espacios y las fechas establecidas por el Decreto de Alcaldía, finalmente en febrero de 2015 el Consistorio determinó que los animales pueden acceder a las playas libremente excepto en la temporada de baño –fines de semana de abril a octubre, del sábado anterior al viernes Santo al lunes de Pascua y el período que va desde el 1 de junio al último domingo de septiembre. Sin embargo, a raíz de la demanda ciudadana y de las entidades animalistas, finalmente el Ayuntamiento ha optado por poner en marcha esta prueba piloto en la playa de Llevant. Llevar a cabo esta iniciativa tiene un coste de 60 mil euros, más otros 28 mil de gastos de mantenimiento.

En cualquier caso, en julio de 2014, bajo el mandato de Xavier Trias, se aprobó la Ordenanza de Protección, Tenencia y Venta de Animales, que prohíbe llevar al perro sin correa en el espacio público, y ésta entró en vigor en el mes de octubre, aunque se estableció un término de 18 meses durante los cuales la ciudad debía dotarse de los equipamientos y espacios necesarios para garantizar la socialización y el recreo del animal. Así, a lo largo de este mes debía ponerse en práctica la ordenanza, pero como hasta la fecha no se han desplegado las medidas necesarias, el Ayuntamiento ha optado por retrasar su aplicación hasta que los equipamientos oportunos estén en funcionamiento. «No se puede hacer efectiva la obligación de llevar a los perros con correa hasta que no se hayan llevado a cabo los equipamientos», comentó ayer al respecto la teniente de alcalde Janet Sans, quien criticó que durante el anterior mandato se aprobó la normativa «en base a unos criterios que no estaban determinados, ni desplegados, ni siquiera había un presupuesto acotado».

Así pues, hasta el 2018, cuando el gobierno Municipal tiene previsto poder aprobar el Decreto de la Alcaldía que permitirá aplicar la normativa, el Ayuntamiento ha programado habilitar 73 zonas de usos compartidos en franjas horarias en la ciudad –al menos uno por barrio–, donde la conducción del perro sin correa estará vinculada al Carnet de Tenencia Cívica Responsable, así como la mejora y creación de Zonas de Recreo para perros, una medida que contempla la existencia de al menos una de 700 metros cuadrados por distrito.

Publicidad

Por lo tanto, si en la actualidad Barcelona cuenta con 107 equipamientos para perros, los cuales suman un total de 32.800 metros cuadrados de superficie, tras el despliegue de la ordenanza la ciudad pasará a disponer de 118 espacios, de los cuales 16 tendrán más de 700 metros cuadrados, para alcanzar los 38.500 metros cuadrados de superficie de uso para los perros.

El coste total de este programa de equipamientos, tanto por lo que se refiere a las zonas de recreo, que incluirán elementos para el ejercicio y la diversión del animal y estarán cerradas, como por lo que respecta a la adecuación de las Zonas de Usos Compartidos, es de unos 3 millones de euros y se prevé que esté finalizado de cara a 2018.

Publicidad

En cuanto al Carnet de Tenencia Cívica Responsable, que todo conductor de un perro debe poseer y para el cual es imprescindible haber censado al animal, se obtendrá mediante una Declaración Responsable, siempre que previamente se haya logrado un modulo formativo sobre la Ordenanza que garantice el conocimiento y compromiso de su cumplimiento. La intención es que este trámite se pueda realizar de forma presencial en las Oficinas de Atención al Ciudadano o bien mediante el Portal de Trámites del Ayuntamiento y será gratuito.